Enviar
Empresa define modelo de crecimiento para los próximos diez años, basado en la creación de nuevos productos y mercados por desarrollar
Chiclera Costarricense replantea su estrategia

• Firma nacional recién incursiona en Ecuador, donde se encuentra su principal competidor: Confiteca
• Compañía es la única que cuenta con fábrica de goma de mascar en el país

Karen Retana
[email protected]

La Chiclera Costarricense inicia un proceso de definición del rumbo de su negocio para la próxima década.
La empresa, única con planta de producción de goma de mascar en el país y con 46 años en esta actividad, fija sus objetivos hacia la consolidación y la entrada a nuevos mercados.
Para lograrlo, la Chiclera desarrolla un plan estratégico general que comprende un replanteamiento de la misión, visión, política de calidad y valores de la empresa.
“Vamos a dirigir nuestros esfuerzos al fortalecimiento y crecimiento de nuestros productos en los mercados donde tenemos presencia, así como en la expansión hacia otros destinos y la innovación”, sostuvo Freddy Monge, subgerente general de Chiclera Costarricense.
Con estas iniciativas se pretenden establecer los parámetros para que la compañía continúe su crecimiento a través de sus marcas Pogo y Buby.
Es así como la Chiclera mueve sus fichas hacia el fortalecimiento de su presencia en Latinoamérica. “Pese a que cada país tiene su particularidad, se ha logrado obtener buena aceptación”, aseguró el representante.
Los chicles de bola son los que experimentan una mayor participación de mercado fuera de las fronteras costarricenses.
Por esta razón, la empresa concentra el 89% de su producción en este tipo de presentación, seguido por un 10% para los chicles en cuadro y 1% en mini chicles.
Actualmente, la planta ubicada en Zapote produce unas 250 toneladas de chicle por mes, cuyas materias primas provienen de Estados Unidos, México, Guatemala y España.
El afán por conquistar nuevos destinos impulsó a la compañía a iniciar exportaciones hacia Ecuador a partir de este mes. Precisamente, en dicho país opera uno de sus principales competidores llamado Confiteca, empresa que también distribuye sus productos en los mercados donde la Chiclera tiene operaciones.
Pese a la fuerte presencia de este rival, la empresa local se muestra positiva ya que prepara una fuerte estrategia de promoción y mercadeo a fin de ganar participación.
A criterio de los representantes, existe un gran potencial de negocios en Ecuador. Las primeras exportaciones hacia ese destino servirán como base para medir el pulso competitivo, determinar las acciones y proyectar metas.
Sin embargo, Confiteca no es el único jugador al cual debe enfrentar la Chilera. Existen otros competidores latinoamericanos que también ejercen presión como lo es Peter Pan, empresa guatemalteca vinculada con este sector.
Los productos chinos, caracterizados por su bajo precio, también representan otro actor con el cual tienen que disputarse el mercado.
La existencia de estos rivales en la industria no amedrenta a la compañía en su expectativas de crecimiento. Para fortalecer su posición de cara a la competencia, la Chiclera planea la compra de maquinaria de punta y realizar mejoras en la planta física.

Así mismo se está implementando un modelo de gestión llamado “Balance Score Card” que son indicadores que permiten medir el desempeño en cada una de las áreas en que hay una meta que cumplir, por ejemplo de productividad.
Con este tipo de acciones, la compañía quiere asegurarse el liderazgo en las preferencias de un segmento de mercado compuesto por niños y adolescentes de edades entre siete y 16 años.









Ver comentarios