Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



GLOBAL


Castro se retira del poder tras 49 años de gobierno

| Miércoles 20 febrero, 2008



Cautela y tranquilidad entre cubanos ante jubilación del líder
Castro se retira del poder tras 49 años de gobierno

La economía, papa caliente y objeto de escrutinio en la Cuba post-Fidel

La Habana
EFE

Los cubanos reaccionaron ayer con cautela y tranquilidad ante el anuncio de que el líder de la revolución de 1959, Fidel Castro, se apartará del poder que ha monopolizado durante casi medio siglo.
La noticia se divulgó en los medios informativos de la isla, todos estatales, en un artículo del columnista en el que se ha convertido Castro a raíz de su convalecencia de 19 meses y su incapacidad para aparecer en público.
En el Malecón habanero se percibía absoluta normalidad: grupos de jóvenes que conversan, parejas que se besan, turistas de paseo y olas que estallan en blanca espuma contra el muro de piedra.
Algunos habaneros
expresaron su desconocimiento de la retirada del que ha sido su máximo dirigente durante casi cinco décadas.
“¿Que ha dicho qué?”, preguntó Armando, aparcacoches del barrio El Vedado, al ser consultado por Efe por el anuncio que desde la madrugada cubana daba la vuelta al mundo.
Armando ignoraba que Castro, de 81, anunció que no dejaría que le designaran de nuevo presidente del Consejo de Estado, máximo cargo ejecutivo de la isla, cuando se reúna el domingo el parlamento.
“Les comunico que no aspiraré ni aceptaré -repito- no aspiraré ni aceptaré, el cargo de presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe”, reza el mensaje que publican los medios locales sin hacer ningún comentario.

El documento de Castro, que delegó sus cargos provisionalmente en julio de 2006 en su hermano Raúl, de 76 años, jefe de las Fuerzas Armadas, añade que “las nuevas generaciones cuentan con la autoridad y la experiencia para garantizar el reemplazo”.
Convaleciente de una enfermedad intestinal, el octogenario líder señala que su “deseo fue siempre cumplir el deber hasta el último aliento”, pero que su “estado crítico de salud” le aparta del poder.
La oposición interna cubana acogió el anuncio como una posibilidad de que se abran las puertas a cambios en la isla. Discrepan sobre si Fidel Castro seguirá manejando Cuba “entre bambalinas”.
La decisión del líder cub
ano de retirarse del poder deja al nuevo jefe de Estado una papa candente en la economía y un punto de referencia obligado a la hora de escrutar su futuro desempeño.
El presidente del Consejo de Estado se encontrará con no pocos problemas económicos y unas cifras macroeconómicas que, más allá de la controversia sobre su cálculo, indican que la salud de las finanzas en la isla no está bien.
La economía cubana no ha encontrado salidas a sus problemas tras 19 meses de Gobierno provisional de Raúl Castro, que ha tratado de apretar las tuercas en aspectos puntuales, mientras insistía en reformas de fondo que no han llegado.
Desde que el líder cubano, Fidel Castro, anunció la delegación de sus cargos, las llamadas de atención sobre los graves problemas económicos de Cuba -centrados en alimentación, vivienda y transporte- se han vuelto cotidianas y parte central de los discursos oficiales.
Raúl Castro ha recetado “productividad” y “eficiencia” para sacar al país de una espiral de dificultades, habitualmente excusadas por el
bloqueo económico que Estados Unidos mantiene contra la isla desde hace más de 45 años.
Con bloqueo y t
odo, la economía cubana creció en 2006 un 12,5%, una cifra que las autoridades calculan con base en una fórmula no explicada pero que agrega al Producto Interior Bruto valores ponderados por los servicios subsidiados por el Estado como la salud, la educación o los deportes.
Con el mismo bloqueo y la misma fórmula, la economía creció un 7,5% en 2007, según se informó al cierre del año, apenas un mes después de que el vicepresidente y ministro de Economía, José Luis Rodríguez, anunciara el cumplimiento del planificado 10%.
La corrección de cifras ha afectado a renglones como el Comercio Exterior, donde de un 44% de incremento de exportaciones anunciado en noviembre se pasó a un 24% en diciembre y tres puntos más
a principio de este mes.
Analistas consultados por Efe coinciden en que “la economía está mal” y será tarea del nuevo Gobierno llevar a cabo las reformas que el país ya no puede esperar.
Otros consideran que la disminución del hueco entre las cifras dictadas desde el aparato de propaganda y la realidad es una “buena noticia”.
No obstante, hay consenso en que la tarea fundamental del próximo Gobierno será llevar a la práctica fórmulas que garanticen la productividad y rompan el “nudo gordiano” que forman los bajos salarios, los altos costos de los productos y los desajustes de la doble moneda.
Todo ello en medio de un entorno internacional menos seguro que hace 19 meses, especialmente en lo referido a su principal socio, Venezuela.
En los últimos meses, Cuba ha buscado diversificar sus fuentes de recursos y ha estrechado sus lazos con países como Angola, productor de petróleo y donde la isla ha enviado una amplia misión con médicos, educadores y constructores.
Detrás de esa diversificación está el fantasma del “periodo especial”, como se denominó en la isla a la profunda crisis que se derivó del hundimiento de la Unión Soviética y los países de Europa del Este.
Un fantasma que volvió a la retina de los cubanos cuando el presidente venezolano, Hugo Chávez, perdió el referéndum de reforma constitucional en diciembre pasado.