Casa de lujo
El Estadio Urbano Caldeira, más conocido como Estadio Vila Belmiro, donde nacieron figuras como Pelé y Neymar. Cristian Williams/La República
Enviar

Casa de lujo

En la misma cancha donde brillaron Pelé y Neymar, entrenará desde hoy la Selección Nacional

Santos. En todas las ciudades de Brasil se respira fútbol, pero el lema de Santos es que aquí el fútbol se convierte en un arte y para reafirmarlo se cobijan en ser la casa del llamado mejor jugador del mundo, “El Rey” Pelé, así como de Neymar.
La Selección Nacional, que llegó anoche a suelo brasileño, tomó esta ciudad como su sede durante el Mundial, pero no solo eso, también el Estadio Urbano Caldeira, más conocido como Estadio Vila Belmiro.

201406092203280.a11.jpg
Más que bonito, este estadio, es histórico. Está en medio de un barrio, es muy similar a la ubicación del “Lito” Pérez en Puntarenas. No es nada nuevo, pero guarda los más grandes tesoros de la ciudad.
El negro y blanco, colores tradicionales de este equipo, lo visten por fuera y por dentro, tanto con pintura como con azulejos que dominan todas las aceras y algunas paredes.
Pero lo que domina ante todo el Vila Belmiro, son las fotos de Pelé y ahora con muy buena presencia de las imágenes de Neymar, estrella del Barcelona de España, quien con su venta generó los mayores ingresos en la historia de Santos.
Jorge Luis Pinto, fiel a su tradición de entrenar a puerta cerrada, y con la tranquilidad de que nadie podrá observar la práctica, encontró en este campo el sitio ideal.
Los altos muros que cercan las graderías en las que alcanzan unos 18 mil aficionados, no dejan que nadie pueda escabullirse y ver los entrenos de la Tricolor.
Ya adentro el Vila Belmiro transpira historia, sus paredes están cargadas de recuerdos, muchas placas de las diferentes etapas que ha pasado el club, de los rivales que por allí han estado, y por supuesto las estrellas.
Pese a ser viejo, en la parte más baja tiene unos palcos a ras de cancha exclusivos para socios, que se ubican justo a la par de los banquillos. Luego están las plateas y en la parte más alta otros palcos.
Detrás de los marcos están las graderías populares, donde los aficionados pasan la mayor parte de los juegos de pie.
El terreno de juego luce en inmejorables condiciones, le han dado un cuidado extra para que Costa Rica entrene y desde la semana pasada nadie lo ha podido utilizar, ya que el club se prepara en su centro de entrenamientos, sede actual de México.
Al tener las graderías tan pegadas a la cancha da la sensación de ser muy pequeño, pero sus medidas oficiales son de 105,80 metros de largo por 70,30 m de ancho.
La zona de camerinos es amplia. Costa Rica usará el del equipo local, donde todavía se conserva el espacio que utilizaba Pelé y que ningún jugador puede tocar.
 

 

Cristian Williams
[email protected]
@La_Republica

 

Ver comentarios