Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NACIONALES


Carreras cortas son aliadas para quienes no tienen bachillerato

Karla Barquero [email protected] | Martes 10 enero, 2017

Las carreras no duran más de dos años y la ventaja es que el estudiante aprende haciendo; ya que el 80% de la enseñanza es práctica, afirmó Johanna Barrantes, directora de Administración de la UAM. Gerson Vargas/La República.


Para quienes están en el “limbo” académico y no poseen el bachillerato para iniciar estudios superiores, una buena opción es una carrera técnica.{link1}

A diferencia de un currículo profesional en una universidad que dura más de cuatro años, los institutos técnicos y hasta universidades ofrecen carreras cortas, las cuales les permiten a los egresados obtener ingresos entre los ¢350 mil y ¢500 mil.

“La carreras técnicas son una excelente elección, ya que el mercado laboral está demandando obreros con capacidades técnicas. Los estudios se terminan de manera rápida y se aseguran un buen pago”, afirmó Johanna Barrantes, directora de Admisiones de la Universidad Americana (UAM).

Por lo general estas carreras cortas culminan al año o a los dos años.

Los técnicos con mayor demanda laboral son los de contabilidad, banca y finanzas, gestión empresarial, call center, gestión pymes, ventas, marketing digital, diseño gráfico y redes y telemática.

Lea más: ¿Busca carrera? Haga balance entre vocación y mercado

Otra ventaja es que la inversión que debe realizar un estudiante es mucho menor al compararla con una carrera universitaria, gracias a que la matrícula y los aranceles son más bajos; excepto en aquellos cursos técnicos que requieren el uso de laboratorios más especializados.

Además, el 80% de la enseñanza es práctica, por lo que el estudiante no solo tiene el conocimiento sino las destrezas necesarias para desempeñarse con éxito en el área que eligió.

“La enseñanza en carreras técnicas como las ingenierías requiere un componente de práctica que acerque a los estudiantes a la realidad del trabajo profesional que realizarán”, ejemplificó Ana Isabel Solano, rectora de la Fidélitas.

Otra ventaja es que en muchas universidades, estas carreras cortas son validadas por empleadores, lo que garantiza y facilita la incorporación al mundo laboral.

“Las mallas curriculares se elaboran junto con las empresas y nos ha permitido determinar el tipo de personal que ellos necesitan. A la vez, se les enseña a los estudiantes a realizar las habilidades blandas, como por ejemplo trabajar en equipo, bajo presión y a tomar decisiones”, añadió Barrantes.

Por último, culminar estudios técnicos significa abrir la puerta a una carrera. El egresado tiene más claro el panorama y se le facilita escalar por un bachillerato o una licenciatura en la misma rama.

 


Top ten


Los empresarios tiene un top diez de puestos más difíciles de cubrir y para la mayoría hay opciones de carreras técnicas, mientras que el 44% de la población joven con condiciones de trabajar y estudiar no tiene preparación universitaria, según la Encuesta Continua de Empleo 2014.

1. Técnicos en general
2. Representantes de ventas
3. Personal de tecnologías de la información
4. Trabajadores certificados en algún oficio
5. Ingenieros
6. Secretarias, asistentes personales y asistentes administrativos
7. Operadores de maquinaría/ producción
8. Personal de contabilidad y finanzas
9. Chóferes
10. Obreros

Fuente: Encuesta Escasez de Talento 2016 de ManpowerGroup


NOTAS RELACIONADAS


Ingeniería, informática e idiomas lideran demanda laboral

Miércoles 31 agosto, 2016

La canadiense Konrad Group es el empleador más nuevo en llegar