Carne tica buscará oportunidad tras escándalo en Brasil
“Costa Rica podría verse beneficiado de esta situación, ya que a Brasil le va a tomar tiempo recuperar la confianza de sus compradores”, afirmó Diego Obando, director ejecutivo de Corfoga. Gerson Vargas/La República
Enviar

Colaboró Javier Adelfang

Ante el escándalo que enfrenta Brasil por las exportaciones de carne contaminada, el sector cárnico costarricense se plantea la posibilidad de aumentar sus esfuerzos para abarcar parte del mercado que está dejando vacante ese país sudamericano.


Si bien Costa Rica no tiene la capacidad de suplir la totalidad de exportaciones del producto que realiza Brasil, segundo a nivel mundial, ya está tomando acciones para aprovechar la oportunidad.
Este lunes la Junta Directiva de la Corporación Ganadera Nacional (Corfoga) tendrá una sesión extraordinaria, en la que discutirán las acciones a implementar.
Una de las principales es el monitoreo de estos mercados, para identificar sus hábitos de consumo y plantear estrategias de comercio y logística adecuados.
Un punto importante es que Costa Rica no tendría que empezar los procesos de apertura de mercado y negociación, ya que actualmente exporta estos productos a varios de los destinos que abarca Brasil.
Durante 2016, Estados Unidos y Puerto Rico fueron los principales compradores de carnes para Costa Rica, con $27 millones y $11 millones respectivamente; seguidos por China, Honduras y El Salvador.
El año pasado se vendieron al exterior 15,7 mil toneladas de carne por valor de $65 millones, donde la bovina representa el 95%, mientras que para 2015 rondó los $81 millones.
Desde el 17 de marzo, fecha en que explotó la crisis, varios países comenzaron a cerrar, total o parcialmente, las puertas al ingreso de carne brasileña y en los próximos días podrían ser más.
Entre quienes frenaron las importaciones cariocas destaca China, principal comprador del mundo, al que Costa Rica le vendió $8,3 millones el año pasado.
Además del gigante asiático, otras naciones que detuvieron la importación de carne carioca son Chile, Panamá, México, Hong Kong y Suiza, mientras que Argentina, Japón, Corea del Sur y algunas naciones europeas valoran el producto una vez que llegue a sus aduanas y decidirán si lo compran.
Todas estas naciones figuran en el mapa de oportunidades costarricenses que surge con la crisis.
“Nuestro país tiene estatus de salubridad más altos que los brasileños, por lo que podemos asegurar que no nos ocurrirá lo mismo que a Brasil, al ser un país mucho más pequeño tenemos más control de lo que producimos”, dijo Diego Obando, director ejecutivo de la Corporación Ganadera (Corfoga).
La carne tica destaca por poseer certificaciones ambientales en los procesos productivos y normas de salubridad avaladas por entes internacionales.
Además, tienen alto valor agregado en el mercado, como por ejemplo: etiquetas de procedencia, son bajas en grasa, la alimentación del ganado posee menos químicos que la brasileña y se fomenta la imagen del país como impulsor de la ganadería sostenible.
“Tenemos que ser prudentes para plantear las estrategias con las que vamos a entrar con más fuerza en estos mercados, no podemos aventurarnos a ciegas; evaluaremos cuáles son las acciones que más nos convengan”, agregó Obando.
Una duda puede surgir, y es si Costa Rica tiene la capacidad para aumentar su presencia en el mercado mundial sin descuidar al local, que en promedio per cápita es de 16 kg por año.
“El país tiene la capacidad de satisfacer la demanda de consumo local sin problemas, nuevamente el tamaño del país colabora, y para los mercados internacionales tampoco hay problemas, contamos con los recursos logísticos y productivos para hacerlo”, mencionó Olivet Cruz, director de inocuidad alimenticia de Senasa.
Otra de las interrogantes que surgen es si aumentar la producción para exportar provocaría un descontrol en los procesos de certificación y salubridad animal; sin embargo, ese tema también está cubierto por las autoridades de Senasa, ya que todas las actividades ganaderas son controlados con el fin de que no se genere un mayor impacto ambiental, añadió Cruz.
El país obtendría algunos beneficios importantes si empieza a abastecer los mercados vacantes, por ejemplo, potenciaría la economía nacional, reflejada en un aumento de exportaciones y además las empresas productoras de cárnicos tendrían mayores recursos para continuar con el mejoramiento de los procesos de producción.


DATOS DE LAS EXPORTACIONES


Desde 2012, las exportaciones de cárnicos rondan en promedio los $67 millones, siendo 2015 el año con la mayor cifra (cantidad en millones de dólares).

201703241851560.foto-4.jpg

Fuente: Procomer


PRINCIPALES COMPRADORES


El top 5 de los compradores de este tipo de alimentos está conformado en su mayoría por países americanos (cifras en millones de dólares).

201703241851560.foto-5.jpg

Fuente: Procomer


CRISIS BRASILEÑA


El 17 de marzo las autoridades sanitarias brasileñas descubrieron que 21 empresas exportadoras de carne sobornaban a funcionarios del Gobierno para exportar carne vencida y adulterada.
En muchos casos, se aplicaban productos cancerígenos para hacer pasar carne en mal estado por comestible.

  • $14 mil millones exportó en cárnicos durante 2016
  • 21 empresas tienen prohibido exportar estos productos
  • 8 países han prohibido la importación desde Brasil
  • 17 puntos cayeron las acciones de las empresas involucradas

Fuente: Bloomberg

 

Ver comentarios