Carlos ha gastado 22 veces más en propagada que Fabricio
Enviar

En lo que va de la campaña, Carlos Alvarado, candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), ha gastado 22 veces más en propaganda política que su rival Fabricio Alvarado de Restauración Nacional.


Los rojiamarillos —que se han pavoneado de la austeridad en época de elecciones— han desembolsado ¢330 millones desde octubre y hasta el 26 de febrero, para conseguir espacios en radio, prensa, televisión, cable y vallas, según un monitoreo de la empresa Ibope, a solicitud del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).


Mientras tanto, el partido de Fabricio solo ha invertido ¢14 millones.


Otras agrupaciones como el Republicano Social Cristiano (¢323 millones), Liberación Nacional (¢289 millones) y el PUSC (¢191 millones), también invirtieron cientos de millones de colones.


El estudio realizado por el órgano electoral tiene como objetivo realizar una fiscalización cruzada entre el monitoreo de medios y los gastos de campaña reportados por los partidos, para efecto del reclamo de la deuda política.


Pese a la abismal diferencia en el gasto, Restauración no solo logró más diputados que sus rivales, sino que superó por más de 65 mil votos al segundo lugar en las elecciones presidenciales.


Pero, ¿cómo es que un partido con una inversión tan baja en propaganda política pone las elecciones de cabeza?


“Existe una alta posibilidad de que las iglesias evangélicas se hayan convertido en un medio en sí mismos, donde se compartió información de boca en boca a favor de Fabricio. Es una situación similar a la del PAC que aprovechó el trabajo de los comités patrióticos anti TLC para ganar la elección nacional en 2014. Hace cuatro años, Luis Guillermo Solís luchaba contra el margen de error y al final resultó ganador”, dijo Vanessa Calvo, analista independiente.


Otro aspecto que pudo haber incidido a favor de Fabricio Alvarado, está relacionado con la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en torno al matrimonio gay, ya que antes de esa comunicación, el candidato minoritario apenas tenía el 5% del respaldo electoral, según Opol consultores y al final terminó agrupando el 24% de los votos válidos, en parte por su oposición a la agenda LGTBI.


Sin embargo, esto no quiere decir que Restauración Nacional se autorrestringió, sino, simplemente que no consiguió préstamos bancarios para financiar sus operaciones partidarias.


De hecho, la agrupación evangélica podría reclamar unos ¢5 mil millones como parte de la deuda política, gracias a los 14 diputados que eligió y a los 505 mil votos recibidos para Presidente de la República.


Ahora bien, merced a su elevado caudal electoral y al hecho de que en estos momentos lidera las encuestas, es probable que Fabricio incremente su gasto en publicidad para este último mes de contienda, dijo Francisco Barahona, analista independiente.


“El partido Restauración Nacional aumentó considerablemente el número de diputados y al mismo tiempo fue la agrupación que más votos logró para presidente, por lo que tiene derecho a recibir una importante cantidad de dinero por concepto de la deuda política y por ello, no le será difícil conseguir dinero para financiar sus gastos de campaña de segunda ronda. Es probable que haya muchos anuncios en la recta final”, agregó Barahona.



Ver comentarios