Carlos Alvarado ordenó no suscribir nuevos contratos de televisión pagada en el gobierno
Enviar

Con el objetivo de ahorrarle recursos al gobierno, Carlos Alvarado, presidente de la República, ordenó no suscribir nuevos contratos de televisión pagada en el gobierno central.

La medida aplicaría para proveedores de televisión satelital o cable.

El objetivo es enviar una señal sobre contención del gasto y mitigar el impacto del déficit fiscal, que el año pasado cerró en 6,2% del PIB.

La directriz prohíbe iniciar procesos de contratación que conlleven nuevas obligaciones para el Gobierno central a servicios de televisión paga.

Anteriormente, el Mandatario también congeló los salarios de los altos jerarcas y ordenó contratar solo un 25% de las plazas vacantes en las instituciones de gobierno.

En el caso de los contratos ya iniciados pero que aún no se han adjudicado, corresponderá al jerarca a cargo de la institución definir sobre la rescisión de esos servicios.

Esto implicaría que a mediano plazo, ninguna institución de gobierno central, pagaría un servicio de televisión por cable.

Por otra parte, Alvarado instó “a las instituciones autónomas, semi autónomas y a las entidades adscritas, así como a los otros poderes de la República a aplicar las medidas consideradas en esta directriz”.


Ver comentarios