Logo La República

Miércoles, 26 de enero de 2022



NACIONALES


Carlos Alvarado asumirá con la peor perspectiva fiscal y económica de este siglo

Javier Adelfang jadelfang@larepublica.net | Miércoles 02 mayo, 2018



Carlos Alvarado asumirá la Presidencia el próximo 8 de mayo en el peor contexto económico desde la crisis de 2009 y fiscal desde hace 30 años.

Otros gobernantes recibieron el país con situaciones complejas, pero no tan acuciantes como la actual.

Incluso, contemplando el periodo de Óscar Arias, que navegó la crisis económica mundial e inició el problema fiscal.

El elevado déficit, y el crecimiento de una deuda que se acelera no dan margen para relajarse al próximo gobierno.

En 2010, al asumir Chinchilla el déficit alcanzó el 5% del PIB; en 2014, al tomar las riendas Solís, el indicador llegó al 5,6% y para este año se espera que sea del 7,1%.

En términos de la deuda, el diagnóstico también es crítico: este año alcanzará los ¢17 billones y será equivalente a 3,4 veces los ingresos del gobierno.

Cuando asumió Solís la deuda era 2,8 veces mayor a los ingresos, mientras que cuando Chinchilla se colgó la banda presidencial la relación era solo de dos veces mayor.

La presión es tal que se siente por todos los flancos, en la economía nacional en presión al alza en las tasas de interés, incertidumbre entre el sector empresarial y urgencia de recursos por parte de Hacienda con colocaciones altas en varias subastas en los últimos cuatro meses.

Lea más: Situación de las finanzas públicas es la peor en 35 años



Los principales organismos internacionales han dado fuertes muestras de la necesidad de la reforma fiscal y de ajustar el gasto.

El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han acordado, en diversos informes, la necesidad de profundos cambios para que no estalle una crisis de grandes proporciones.

Por otro lado, en pocos meses las calificadoras de riesgo darán un nuevo veredicto sobre la economía costarricense que puede echar más gasolina al fuego.

Del resultado depende en buena medida la visión que tengan los inversionistas y los acreedores sobre el país y, hasta ahora, ha ido empeorando.

En 2010 el país calificaba con un Baa3 estable (grado de inversión), que fue degradándose hasta convertirse en un bono basura de Ba2 negativo.

Lea más: Costa Rica y la economía, comenzó la cuenta regresiva



Si bien el Ministerio de Hacienda logró en los últimos años un buen manejo del endeudamiento (con tasas de interés menores a lo que podrían haber sido) lo cierto es que, por cada rebaja en la calificación, es mayor el costo que debe asumir el país.

El panorama internacional tampoco parece ser de mucha ayuda.

Tanto el gobierno de Solís como el de Chinchilla vivieron la bonanza de las tasas bajas poscrisis (vientos a favor como se conoce en la jerga económica).

La tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, que actúa como referencia de las del resto del mundo, mantuvo sus tipos entre el 0% y el 0,25% durante el gobierno de Chinchilla y parte del de Solís.

A mediados de 2015 la tasa se movió a un rango de entre un 0,25% y un 0,5%.

Recién en 2017, con la asunción de Donald Trump en Estados Unidos y apoyado por sólidos datos de empleo, se anunció una nueva etapa en que las tasas de interés comenzarían a aumentar gradualmente.

Hoy el rango está entre el 1,5% y el 1,75% y es de esperar que se sucedan nuevos incrementos.

Carlos Alvarado deberá mostrar su buena cintura política y buena gambeta para sortear estos problemas y otros que irán apareciendo y que la gente reclama desde hace tiempo, como el atraso en infraestructura, la pobreza y el estancamiento del desempleo en el 9%.

El reloj está contando para atrás el poco tiempo que queda para desactivar la bomba del déficit y la deuda.

 


Alvarado, el más complicado


Carlos Alvarado asumirá la Presidencia el próximo 8 de mayo en el peor contexto económico desde la crisis de 2009 y fiscal desde hace 30 años (cifras de deuda e ingresos en billones).





Carlos Alvarado 2018*
Déficit 7.1%
Deuda ¢17,0
Ingresos ¢4,9
Deuda/ingresos 345%
Calificación (Moody’s) Ba2 negativa
Panorama mundial tasas Al alza
Crecimiento 3,6%

* Estimados




Luis Guillermo Solís 2014
Déficit 5,6%
Deuda 10,5%
Ingresos ¢3,8
Deuda/ingresos 276%
Calificación (Moody’s) Ba1 estable
Panorama mundial tasas Planchado
Crecimiento 3,5%



Laura Chinchilla 2018
Déficit 5,0%
Deuda ¢5,6
Ingresos ¢2,7
Deuda/ingresos 203%
Calificación (Moody’s) Baa3 estable
Panorama mundial tasas Planchado
Crecimiento 5,0

 


NOTAS RELACIONADAS







© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.