Costa Rica y la economía, comenzó la cuenta regresiva
Enviar

Carlos Alvarado y su grupo económico tienen poco más de 60 días para dar señales claras al mundo de que el problema fiscal comenzará a solucionarse y que el ajuste del Estado, aplicando la regla fiscal propuesta en campaña, será un hecho.

De lo contrario, existe la posibilidad de que haya un impacto en las tasas de interés pagaderas por el Gobierno, si fuera el caso de que Costa Rica recibiera una rebaja en la calificación de riesgo, ya que dentro de dos meses las agencias internacionales darán su perspectiva sobre la economía costarricense.



En la línea del dominó quedarían atrapadas instituciones como Recope, el INS y los bancos estatales, cuyas calificaciones seguirían inmediatamente el mismo camino que el del Gobierno central.

Otro riesgo es que los fondos de inversión se vean obligados a desprenderse de bonos costarricenses, lo que hundiría aún más su precio.

Muchos tienen políticas que les impiden mantener en su cartera inversiones con niveles de riesgo mayores al denominado “bono basura” que es el que posee actualmente Costa Rica.

El camino del Estado no es fácil, dado que el PAC es minoría en la Asamblea, por la cual debe pasar todo cambio que se quiera realizar.

Pese a las promesas, no existe información clara de cómo se ejecutará la regla fiscal a la que Carlos Alvarado se comprometió al sellar su alianza con Rodolfo Piza, con la que promete la ambiciosa meta de ahorrar un 0,75% del PIB al año.



Previo a la elección, las calificadoras de riesgo y los bancos internacionales hacían su apuesta por Fabricio Alvarado, no por algún tipo de afinidad ideológica, sino por contar con mayor facilidad en la Asamblea a la hora de aplicar reformas y debido a la reputación de su equipo económico.

Este año el déficit fiscal llegará a 7,1% del PIB y la deuda alcanzará los ¢18 billones, equivalentes al 53% del PIB.

Mientras tanto, la tasa de interés que paga Costa Rica por su deuda, este año promediará el 8%, siendo la más alta de Centroamérica.

Voces autorizadas

Diversas entidades financieras reaccionaron tras la victoria de Carlos Alvarado en las elecciones presidenciales. La mayoría indicaba que es urgente para el país la aprobación de una reforma fiscal.


Fitch Ratings
Calificadora de Riesgo
Estados Unidos

Las perspectivas fiscales de Costa Rica todavía enfrentan una considerable incertidumbre a pesar de la promesa del presidente electo, Carlos Alvarado, de realizar reformas integrales. Los desafíos políticos que enfrentan los intentos de reforma fiscal del partido gobernante, PAC, persisten a pesar de un mayor sentido de urgencia del tema.
 



JP Morgan
Banco
Estados Unidos

El partido de gobierno queda con poca credibilidad después del caso del cemento chino, además tampoco tiene mayoría en la Asamblea Legislativa, lo que le complicaría el panorama al PAC para negociar una más que necesaria reforma fiscal.

Nomura
Banco
Japón

Probablemente, el PAC vea menos apoyo en el Congreso del que tendría Fabricio Alvarado. Además, el reciente historial del partido ganador en materia fiscal es considerablemente decepcionante. En consecuencia, el resultado de las elecciones no fue el mejor de los casos para los mercados, y el posible aumento de la mejora fiscal parece limitado después del resultado electoral.
 



Vidal Villalobos
Gerente de Estudios Económicos
Prival Bank

Los mercados extranjeros esperaban un triunfo de Restauración Nacional, no solo por las cifras de las encuestas sino por la mayoría que obtuvieron en la Asamblea. Ahora, un gobierno del PAC tendrá como camino la negociación para solucionar aspectos prioritarios en materia económica.


Ver comentarios