Candidatos utilizarían pensiones complementarias para infraestructura
Enviar

Dentro de poco, su pensión complementaria podría ser utilizada para construir las grandes obras de infraestructura que el país requiere.
Varios candidatos a la Presidencia de la República tienen en la mira ese fondo acumulado, que hoy suma más de ¢5 billones, de acuerdo con la Superintendencia de Pensiones (Supen).


En estos momentos, las jubilaciones no registran ganancias significativas, mientras que si se abre la puerta a la inversión en carreteras, se garantiza una mejor tasa de retorno y de paso, se minimizaría el grave déficit en infraestructura que hoy tiene el país.


Por otra parte, también habría una oportunidad de mejorar las finanzas del IVM de la Caja, lo cual es fundamental, si se considera que a partir de 2030 el régimen jubilatorio entrará en crisis, de acuerdo con un estudio actuarial realizado por la Universidad de Costa Rica.


Con el dinero de las pensiones complementarias, el próximo presidente pagaría obras millonarias como la ampliación de la Ruta 27, la vía a San Ramón o la nueva carretera a Cartago, cuyos valores nominales ascienden a unos $500 millones.


Otro plan que podría financiarse mediante este sistema, es la última etapa de Circunvalación Norte, la cual costaría unos $70 millones y tiene una extensión de 1,3 kilómetros entre el precario Triángulo de la Solidaridad y Calle Blancos.


“Creemos que una buena forma de ayudar al IVM es mejorando los rendimientos de los fondos de pensiones, a través de proyectos de infraestructura que son rentables, generan empleos y nuevos impuestos, como es la infraestructura”, dijo Antonio Álvarez, quien no cree necesario hacer una reforma legal para validar la inversión.


La propuesta también cuenta con el respaldo de Fabricio Alvarado de Restauración Nacional —quien lidera las encuestas—, además de Juan Diego Castro del PIN, Edgardo Araya del Frente Amplio y Mario Redondo de Alianza Demócrata.


Y es que los fondos de pensiones permitirían hacer fuertes inversiones, sin necesidad de endeudarse con bancos internacionales o amarrarse a empresas extranjeras.


La posibilidad podría ser muy atractiva para las operadoras, ya que en estos momentos los rendimientos que obtienen en el exterior son mínimos, en relación con las ganancias que lograrían en Costa Rica.


Como las inversiones en infraestructura tienen un retorno a largo plazo, esto también favorecería a los fondos de pensiones.


“Sin duda creo que invertir los fondos de pensiones complementarios en el desarrollo de obra pública, es una propuesta segura y rentable y por eso, debemos explorarla”, indicó Alvarado.


En estos momentos, las operadoras de Popular Pensiones y BN Vital son las que más administran dinero, ya para diciembre del año pasado, sus activos netos ascendían a ¢1,8 billones y ¢1 billón respectivamente.


Los aspirantes presidenciales niegan que la inversión de recursos sea peligrosa.


En el último informe de Competitividad Global 2017-2018 elaborado por el Foro Económico Mundial y dado a conocer en setiembre, indicó que Costa Rica desmejoró en las evaluaciones sobre la calidad de la red vial nacional y se posicionó entre los países peor ubicados del mundo.


Esto, porque el país aparece en el puesto 123 a nivel global (de 137) y en el 20 a nivel americano (de 22).

Mina de oro
Las pensiones complementarias suman ya unos ¢5 billones, los cuales se podrían utilizar para solventar la carencia de dinero del Estado para construir infraestructura (cifras en miles de millones de colones).

Operador Activo neto
Popular 1.875
BN Vital 1.046
BCR  741
BAC San José 617 
Vida Plena 586
Caja de Seguro Social 170 
Total  5.035

Fuente Superintendencia de Pensiones


Ver comentarios