Cambio en bachillerato simplificará procesos de contratación
“Hay que dejar claro que no estamos eliminando las pruebas de bachillerato, sino que se trata de una modificación para que giren en torno a los programas actuales”, comentó Giselle Cruz, viceministra Académica del MEP. Gerson Vargas/La República
Enviar

La propuesta del Ministerio de Educación Pública de cambiar las pruebas de bachillerato por certificaciones se convertiría en un aliado para el sector empleador, ya que le facilitaría el proceso de contratación.

La modificación pretende otorgar a los estudiantes, certificados por habilidades como razonamiento lógico, lingüísticas, entre otras.

Es decir, quien egresa contará con el título de conclusión de los estudios de secundaria y también con dicha constancia.

“Es muy importante determinar las capacidades y el nivel de desempeño de los estudiantes. Si opto por un trabajo donde las habilidades lingüísticas son el énfasis, voy a poder demostrarlo y tener una mayor oportunidad laboral; así como si tengo las habilidades de razonamiento lógico. De esta forma, se podrá hacer un énfasis en la distinción y en la determinación de las habilidades”, ejemplificó Giselle Cruz, viceministra Académica del MEP.

Las constancias tendrán notas mínimas, ya que la prueba certificará habilidades; sin embargo, esa calificación no será vital para que el estudiante tenga el título de que concluyó secundaria.

Incluso, quienes no estén conformes con su desempeño podrían repetir el examen.

“El estudiante tiene que esforzarse, tiene que tener claro que cuanto más énfasis, más atención, más dedicación tenga en el proceso de aprendizaje, mejor será su desempeño”, añadió la Viceministra.

Ese certificado de habilidades no solo le servirá al estudiante para ingresar al mundo laboral, sino que le ayudará en la parte vocacional a la hora de continuar con sus estudios superiores.

También, servirá a universidades en temas de admisión y becas.

La cartera considera necesario el cambio, debido a que los exámenes actuales no están alineados con el enfoque de los nuevos programas de estudio, los cuales iniciaron del 2015 al año pasado.

“El estudiante puede demostrar cuáles son las habilidades en las que tiene mayor desempeño y ahí se evidenciará que la prueba de bachillerato no determina esas habilidades, ya que es una nota común, en donde si obtuvo 70, 80 o 90 no hace diferencia. Con este nuevo enfoque de habilidades, mejor parámetro de desempeño tendrá el estudiante”, agregó Cruz.

El cambio

Édgar Mora, ministro de Educación, será quien someta este cambio a consideración, análisis y discusión del Consejo Superior de Educación, ya que es el ente rector en materia de políticas públicas.

La propuesta:

  • El alumno deberá aprobar todas las asignaturas de su último año para hacerla
  • Los aplazados deberán pasar las pruebas de convocatoria para efectuarla
  • El certificado le permitirá ingresar a una universidad o trabajar
  • Quien esté disconforme con el resultado, podría repetirla una vez



Ver comentarios