Call centers en la cuerda floja
Sofisticar los servicios brindados en los call center es la meta, pasando a centros de servicios que requieran más capacidades del personal y le asegura un mejor futuro. Archivo/La República
Enviar

Perfil Empresarial: Empleo

Call centers en la cuerda floja

Empleados de estas empresas serían trabajadores informales en diez años

Trabajadores que se dedican únicamente a contestar el teléfono y dar una misma respuesta en cada llamada conforman actualmente gran parte de los empleos generados en los call center.

201308010034360.pag22.jpg
A pesar de que este mercado llegó al país para sacar a muchos del desempleo, la otra cara de esta realidad muestra en su mayoría a una población joven que se deja llevar por un buen sueldo y no cuenta con un título más allá de un segundo idioma en algunos casos.
Se trata de un empleo que si bien llena una necesidad, la satisface momentáneamente, ya que en un futuro no sería tan estable.
La pregunta es qué hará esta población cuando pretenda conformar una familia y los horarios no se lo permitan, o inclusive cuando los call center sencillos decidan retirarse del país buscando una mano de obra más barata.
“Ahí es donde viene el riesgo de esta población de entrar de la precarización laboral, prácticamente se estarían uniendo al sector informal de la economía en unos diez años”, dijo Eugenio Solano, viceministro de Trabajo.
Hasta el momento el país ha demostrado que no le interesa competir con mano de obra barata, en el caso de los call center la idea del país es dejarlos de lado e ir pasando a centros de servicios.
“Lo que nos interesa es pasar del call center sencillo al ejecutivo de cuenta, donde el muchacho le dice no solo el número al que debe llamar, sino que le consulta sobre el sistema operativo, por ejemplo, y le da una solución”, explicó Leonardo Garnier, ministro de Educación.
Más que todo es la población joven la que se ilusiona con altos salarios sin tener años de estudio, pero conforme pasa el tiempo las posibilidades de superación se ven limitadas por los horarios de trabajo.
“En el Ministerio hemos visualizado que este es un trabajo con una vida laboral corta, se ve casi obligado a tener que renunciar porque le impide estudiar y tener tiempo con familia por las jornadas tan complicadas y extensas”, añadió Solano.
La expectativa de permanecer en el puesto de trabajo no es tan segura como sí lo es para una persona dedicada a la tecnología.
En el call center las expectativas de crecimiento no son muchas, el trabajador es una pieza que tiene la tarea de contestar el teléfono en uno u otro idioma.
La problemática es mayor al analizar el incumplimiento con el Código de Trabajo, donde ya se ha comprobado que en muchas ocasiones las jornadas no se apegan a la ley.
“Enviar por una inspección a una de estas empresas es una opción, pero cuando lo hemos hecho, el empresario opta por liquidar al trabajador y luego se le limita el ejercicio”, comentó Solano.
No todos los call center incumplen, pero sí son la mayoría.
Poner el tema sobre la mesa entre entidades del gobierno y el sector privado es lo que propone el Ministerio de Trabajo para garantizar el proceso formativo y el futuro de esta población.
“La misma legislación no es lo suficientemente ágil para garantizar el cumplimiento absoluto de los derechos laborales”, dijo Solano.

María Fernanda Cisneros
[email protected]

Ver comentarios