Calidad de universidades en la mira
En Chile tuvieron que separar las funciones de la Comisión Nacional de Acreditación e incluir agencias internacionales debido a que no daba abasto, contó Moisés Silva, uno de los expertos. Esteban Monge/La República
Enviar

Universidad Latina realiza foro sobre acreditación

Calidad de universidades en la mira

Otros países crearon agencias especializadas de certificación

201505052033070.4.png

Programas adecuados de enseñanza, menos filas, mejor servicio al cliente, e inversión sostenida en la educación del estudiante. Esto es lo que ofrece una universidad acreditada.
La idea de certificar la calidad de una universidad privada y no solo una o varias carreras está en la mira del Gobierno y académicos, con la visita de un grupo de expertos que hablarán hoy de su experiencia en otros países.


Se trata de un foro promovido por la Universidad Latina de Costa Rica, como parte de las iniciativas relacionadas con el proyecto de reforma al Conesup, que ya se encuentra en la Asamblea Legislativa.
La idea es que Costa Rica empiece a acreditar universidades en un plazo no mayor a los cinco años, para estar acorde con la corriente mundial.
La discusión ahora se enfocaría en si debería ser el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes) el encargado de certificar la calidad de las universidades.
En Chile tuvieron que separar las funciones de la Comisión Nacional de Acreditación e incluir agencias internacionales debido a que no daba abasto, contó Moisés Silva, uno de los expertos.
“Una universidad acreditada es una garantía razonable pública de que esa institución cumple ciertos estándares de calidad, no significa que cumpla todos”, agregó Silva.
Algunos de los aspectos que toma en cuenta el modelo chileno son la efectividad de la enseñanza en términos de resultados como tasa de graduación, deserción, y empleabilidad de los egresados, entre otros.
La investigación, el aporte a la comunidad y las becas o sistemas de financiamiento también se consideran importantes.
Otro de los beneficios sería que la acreditación equipara procesos, de modo que la universidad obtiene una reputación similar a otra en el exterior que posee también una certificación.
Por ejemplo, una universidad privada costarricense se podría equiparar con la Universidad Javeriana de Colombia o la Católica de Chile.
“Si bien, la experiencia internacional es importante, Costa Rica tiene que buscar su propio camino e idear un proceso propio de acreditación”, según Álvaro Cedeño, presidente del Sinaes.
A la fecha solo 18 de las 53 universidades del país cuentan con una o más carreras acreditadas.
“En este momento, no tenemos la capacidad para acreditar todas las carreras, ni las universidades, tenemos que estar listos en un plazo de cinco años, esperamos poder levantar la capacidad en ese tiempo”, agregó Cedeño.

María Siu Lanzas
[email protected]


Ver comentarios