Enviar
Empresarios están a la expectativa de la estrategia que seguirá el Grupo ICE al reorganizar sus divisiones
Cableras dan voto de apoyo a Racsa
Proveedores de televisión por cable no tienen previsto romper vínculo con Radiográfica al menos en el corto plazo

Tras el anuncio que anticipa una fuerte discusión respecto al futuro de Radiográfica Costarricense (Racsa), empresarios que mantienen algún tipo de negocio defienden a la subsidiaria del Grupo ICE.
Este es un tema que deberá ser analizado con detenimiento, ya que ni siquiera las autoridades de la junta directiva del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) tienen claridad en la hoja de ruta.
A inicios de esta semana, trascendió la posibilidad de que el ICE asumiera la operación de Racsa, pero ayer, Eduardo Doryan, presidente ejecutivo del Instituto, desmintió esa afirmación y dijo que se trató de un malentendido.
Esta información generó reacciones entre clientes empresariales de Racsa que tienen contratos y que por estrategia decidieron continuar negocios con la subsidiaria del Grupo ICE y no buscar otros caminos posibles que les permite la apertura del sector telecomunicaciones.
Uno de esos casos es el de las cableras, que tienen la opción de elegir a Racsa para acceder a Internet, o por el contrario, ser operadores independientes.
La capacidad técnica de Racsa los hizo optar por contratar esa conexión y usar la infraestructura privada para llegar a los hogares. Actualmente, con excepción de Amnet, la mayoría mantiene ese rol de negocio.
“Nosotros en su momento tomamos la decisión por estrategia empresarial de continuar con Racsa. Tenemos un contrato y de suceder algún cambio, este deberán respetarse”, afirmó Giles Maury, gerente de Mercadeo de Cable Tica.
El suministro compartido de Internet a través de la infraestructura de televisión por cable divide tareas entre ambas partes.
Por el lado de la cablera, la compañía maneja el transporte y provee el punto de acceso al usuario. Mientras, Racsa ofrece la salida internacional y valor agregado como es el correo electrónico.
“Con Racsa tenemos una relación de más de diez años de trabajar en conjunto los servicios de Internet. El resultado ha sido satisfactorio tanto en el crecimiento en la cantidad de clientes, como en el servicio que se brinda”, añadió Maury.
Otras personas cercanas al negocio, aseguran que si bien no tienen relación directa con Racsa, consideran oportuno que haya varios operadores para evitar concentraciones de poder.
“Si se enterrara la posibilidad de Racsa, me parecería peligroso porque sería concentrar mucho poder en el ICE. Me parece que si Radiográfica tiene sus propios contratos y es capaz de ser más flexible en las negociaciones con sus clientes, habría que dejarlos operar”, dijo Antonio Alexandre, propietario de Teleplus, operador de televisión por cable.
El futuro de Racsa tiene poca claridad, al igual que la estrategia de diferenciación que tendría dentro del Grupo ICE. La reunión prevista para este jueves se reprogramó para el 13 de julio, y hasta esa fecha quedará en suspenso la renuncia del gerente de Racsa, Mario Bermúdez, y el pulso entre ambas entidades.
Parte de las dificultades que deben resolver es si Racsa podrá invertir en una red de fibra ópticanacional, que es uno de los proyectos medulares de la entidad.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios