Brasil registró primer déficit de cuentas públicas en 13 años
Enviar

Brasil registró primer déficit de cuentas públicas en 13 años


Las cuentas públicas de Brasil registraron en 2014 un déficit primario de $12.511,5, el primer saldo negativo en los últimos 13 años desde que el indicador comenzó a ser medido en 2002 con los actuales criterios.
El resultado negativo del año pasado contrastó con el superávit primario alcanzado en 2013, cuando los ingresos de todo el sector público brasileño superaron los gastos en $35.117,7 millones sin tener en cuenta los recursos destinados al pago de intereses, según el informe del Banco Central.
Hasta ahora el peor resultado en las cuentas públicas brasileñas era precisamente el de 2013, cuando el superávit primario fue equivalente al 1,9% del producto interior bruto (PIB). El déficit del año pasado fue equivalente al 0,63% del PIB.
Brasil no registraba un déficit en sus cuentas públicas primarias desde 1997, cuando el indicador era medido con otros criterios.
El resultado primario en las cuentas públicas es la diferencia entre los ingresos y los gastos del Gobierno central, de las administraciones regionales y de las empresas estatales sin tener en cuenta los recursos destinados al pago de intereses de deuda.
Este indicador es la referencia utilizada en Brasil para medir la salud de las cuentas públicas, puesto que indica el posible ahorro que el Gobierno hace para pagar sus compromisos de deuda.
Como los gastos con intereses de deuda del año pasado sumaron $119.769,2 millones, Brasil terminó registrando en 2014 un déficit nominal de $132.269,2 millones, el mayor en su historia.
El déficit nominal de 2014 equivale al 6,7% del PIB y ubica a Brasil entre los países con peor resultado en sus cuentas públicas el año pasado.
El Gobierno, que se había propuesto terminar 2014 con un superávit primario de $3.884,6 millones, fue obligado a enmendar la ley de presupuesto a finales del año, cuando ya preveía el resultado negativo, para no incumplir su compromiso.
El Gobierno comenzó a anunciar desde diciembre pasado medidas para ajustar sus cuentas, entre las cuales restricciones a algunos beneficios otorgados a los trabajadores, como el seguro desempleo y las pensiones.
Igualmente han sido anunciados aumentos de impuestos, entre los cuales los que inciden sobre los combustibles, y reducciones de los gastos de los ministerios.

EFE

Ver comentarios