BCE enfrenta una posible inflación cero
La oficina de estadísticas de la UE publicará los datos sobre la inflación de septiembre el miércoles a las 11:00 en Luxemburgo. Shutterstock/La República
Enviar

BCE enfrenta una posible inflación cero

 Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, dijo hace más de tres años que la inflación podía resultar negativa este año debido a la nueva declinación del precio del petróleo.
La región que integran 19 países se dispone a avanzar en esa dirección el miércoles, cuando los datos indiquen que los precios al consumidor se estancaron en septiembre por primera vez en cinco meses.
Un estancamiento de los precios significaría un revés para las autoridades, que han intentado devolver la inflación hacia el 2% durante buena parte de los dos últimos años, y podría desencadenar un nuevo debate sobre los riesgos de una deflación.
De todos modos, si bien los funcionarios han destacado una y otra vez que están dispuestos a reforzar el estímulo en caso de ser necesario, también han dicho que quieren contar con más elementos antes de tomar una decisión.
“Es improbable que las cifras de este mes generen medidas por parte del BCE”, dijo Ben May, un economista de Oxford Economics en Londres.
“La flexibilización cuantitativa ha evitado la aparición de efectos producto de la nueva declinación de los precios del petróleo, y el aumento de la inflación básica en los últimos meses es motivo de satisfacción. A algunos podrá preocuparles esa nueva declinación de la inflación, pero el BCE ha tratado de tomar distancia de esos temores” explicó May.
Eurostat dará a conocer los datos de agosto sobre desempleo, mientras que la Comisión Europea difundirá su último informe sobre confianza económica el martes.
Los precios del petróleo han caído más de 24% desde fin de junio, y un barril de crudo cuesta ahora la mitad de lo que costaba hace un año.
Los precios volvieron a bajar el lunes luego de que China informara sobre una declinación de las ganancias industriales, lo que indica que podría debilitarse la demanda del segundo mayor consumidor del mundo.
En la zona del euro, la caída de los costos de la energía ha aumentado el ingreso disponible y apuntalado la confianza de los consumidores, que ya se benefician de un gradual retroceso del desempleo, además de transformar la demanda interna en un motor clave de la recuperación económica de la región.
Al mismo tiempo, ha complicado la tarea del BCE.
Draghi admite que, si bien el programa de compra de activos de 1.100 billones de euros ($1.200 billones) funciona, la reanimación de la inflación ha sido más lenta y débil que lo esperado.
En septiembre, el BCE rebajó sus perspectivas sobre precios y crecimiento económico hasta 2017.

Bloomberg

Ver comentarios