Barcelona va por el pedacito del pastel europeo
Casemiro dará el balance al club merengue mientras Leo Messi es la esperanza del gol de los blaugranas. GOAL/La República
Enviar

Tras coronarse como campeón de la Supercopa de Europa, el Real Madrid demostró que cuando hay un trofeo de por medio, el equipo se transforma y la competencia es seria.

Así, los merengues van por la segunda Supercopa del año, pero ahora la doméstica cuando enfrenten al Barcelona en el partido de ida que se jugará en el Camp Nou este domingo 13 de agosto a las 2 p.m., mientras que la vuelta se disputará en el Santiago Bernabéu el miércoles 16 a las 3 p.m., ambos en horario de Costa Rica.

Los merengues llegan en su mejor momento en años, especialmente al mando del técnico Zinedine Zidane. Su hegemonía en el Viejo Continente se debe a la intensidad del equipo y la facilidad para contragolpear y mover sus piezas de defensa a ataque.

Primero, encontró en Isco el hombre ideal para sustituir a un diluido Gareth Bale, asediado por las lesiones. Ubicado en el vértice de un rombo en el centro del campo que le concede libertad de movimientos para inventar jugadas en su horizontalidad.

Las dudas que sembró el equipo en la temporada quedaron atrás, en la primera oportunidad de ver el confeti blanco, los madridistas recuperaron su fiabilidad que consiguieron con la obtención de la Duodécima.

No pierde una europea desde 2002, lo que plasma un poderío único entre los grandes. Una mentalidad de ganador que el grupo presente de jugadores están sumando a un hambre voraz de éxitos.

También encadena 65 partidos oficiales marcando por lo menos un gol, lo cual habla de su productividad en la artillería.

Para su mala fortuna, los visitantes no podrán utilizar a Luka Modric. El croata fue expulsado en el partido de vuelta de la Supercopa de España ante el Atlético de Madrid en agosto de 2014.

Resulta que en los últimos tres años, el club blanco no disputó este torneo, hasta ahora, por lo que el croata no ha podido cumplir aún su sanción.

“Zizou” está obligado a encontrar un buen reemplazante para cubrir el puesto que dejará Modric, aunque, según el diario Marca, su compatriota Mateo Kovacic será quien lo sustituya.

Por su parte, los catalanes llegan a esta instancia como campeones de la Copa del Rey, donde tendrán en sus manos el primer título de la temporada, con la ausencia de Neymar, recién fichado por el Paris Saint Germain.

Sin embargo, podría aparecer en ataque Gerard Deulofeu, quien anotó el primero de los cinco goles del Barça en el amistoso ante el Chapecoense por el trofeo Joan Gamper.

El equipo dirigido por Ernesto Valverde ya tiene marcado el plan de trabajo hasta el día en el que abrirá fuego en el primer clásico de la temporada (segundo si se contabiliza el amistoso jugado el pasado 29 de julio en Miami).

“Es un jugador que tiene desborde y velocidad y que podemos aprovechar bien. Hoy ha jugado de entrada, he considerado oportuno que solo jugara 45 minutos porque no lleva tanto tiempo entrenando. No puedo decir si va a jugar, pero es un jugador veloz, nos da amplitud en el campo, y lo valoraremos", indicó.

Además, llegarán a este encuentro después de jugar cinco amistosos, con saldo de cuatro victorias, un empate, 12 goles a favor y cuatro en contra.

Así buscarán arrebatarle el título al Real Madrid que es actualmente es campeón de España, Europa y el mundo.
 

Ver comentarios