Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



NACIONALES


Bancrédito: ¿transformarlo o ponerle candado?

Tatiana Gutiérrez Wa-Chong [email protected] | Lunes 05 junio, 2017

“Como parte del proceso de intervención no habrá despidos masivos”, aseguró Gerardo Porras, gerente general de Bancrédito. Gerson Vargas/La República


La transformación de la línea de negocios, así como la salida de la intermediación financiera, es el salvavidas anunciado por el Gobierno para el Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito), ¿pero será efectivo o simplemente prolongará su agonía?

La idea es convertirlo en un banco de fomento y desarrollo (encargado de las operaciones de segundo piso) y mantener la administración de fideicomisos; recaudación de impuestos, así como la administración de tiendas del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), y servicios logísticos a instituciones públicas y privadas.

Lea más: Clientes de Bancrédito retiraron casi ₵11 mil millones

“Esto nos permitirá no solo sobrevivir, sino también sobresalir en nuevos negocios ya que antes estábamos más concentrados en la intermediación financiera. Nos interesaría mucho participar en el corredor vial San José- Cartago y en otros proyectos de infraestructura”, manifestó Gerardo Porras, gerente general de Bancrédito.

El Gobierno considera que el banco estatal puede convertirse en la entidad de segundo piso para involucrarse en obras de infraestructura.

“Hoy, el sistema bancario no está viendo algunos puntos relacionados con desarrollo, como por ejemplo, incursionar en infraestructura y buscar la especialización como bancos de segundo piso e invertir en proyectos de educación y apoyo a la pequeña y mediana empresa”, aseguró Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia.

Sin embargo, no todos piensan de la misma manera.

La medida tomada por la administración Solís no convenció a los empresarios, y su recomendación, así como la de algunos diputados, ha sido que la entidad se fusionara con algún banco estatal o se vendiera, y que los recursos generados por la operación sirvieran para pagar la deuda pública.

“La entidad debería haber sido absorbida por el Banco Nacional o Banco de Costa Rica y que fuera una subsidiaria de algunos de estos servicios, lo que están haciendo ahora es justificar y buscarle la racionabilidad”, destacó Franco Arturo Pacheco, presidente de la Unión de Cámaras.

Lea más: Bancrédito amplía horarios este fin de semana tras cierre técnico



La noticia tampoco cayó bien entre los trabajadores de la entidad.

“La medida del Gobierno es irresponsable, si el banco no va a hacer intermediación financiera es como si dejara de existir”, afirmó Julio Baltodano, secretario general de la Unión de Empleados de Bancrédito.

El Gobierno estuvo atento a todo el proceso hasta que decidió aplicar el cierre técnico el 30 de mayo pasado.

Mientras tanto, la preocupación se hace patente entre quienes laboran en la entidad y aquellos que tienen ahorros o deudas con el banco.

Hasta este momento, muchos empleados del banco se han acogido a un plan de movilidad laboral y el Gobierno reiteró que no se producirán despidos repentinos.

A la fecha, 55 personas se sumarían a este proceso de manera voluntaria, según confirmó Baltodano.

Respecto a los ahorrantes y deudores la entidad debe presentar un plan de acción a la Sugef antes del 16 de junio.

En dicho plan, deberá especificarse la forma en que los deudores que no han podido cancelar sus operaciones pagarán sus obligaciones o si las carteras pasarán a otra entidad financiera.

Lo que es seguro es que quienes poseen cuentas a la vista en dólares o colones pueden retirar sus fondos y quienes tienen préstamos deben pagarlos; de lo contrario, entrarán en mora y se aplicarán los procedimientos de cobros administrativos y judiciales respectivos.

 


Legisladores en contra


En el Congreso se discutió el futuro de Bancrédito donde Ottón Solís y Otto Guevara se mostraron a favor del cierre

Ottón Solís

Diputado
Partido Acción Ciudadana.

El cierre debió hacerse desde hace un año. Bancrédito no representa más del 3% del mercado bancario del país, por lo que sus actividades serán fácilmente suplidas por los otros bancos del Estado. Con esta decisión del Gobierno de quitarle la intermediación financiera, la entidad desaparece.

Otto Guevara Guth

Diputado
Partido Movimiento Libertario

El Gobierno pateó la bola y le mantiene unos negocios cautivos que se irán manejando con el personal y los excesos que se viven en ese banco. Nuestra tesis es que Bancrédito tenía que fusionarse con el Banco de Costa Rica para que lo manejara como una sucursal o que se autorizara la venta, y el dinero que se recaudaba se abonara a la deuda pública. En ambos casos, tenía que convertirse en sociedad anónima.


Un largo tiempo a flote


 

2008

Bancrédito recibe $17,5 millones por parte del Gobierno para capitalizarse y se le concede el fideicomiso de Banca de Desarrollo por cuatro años por ¢88 mil millones


2012

La institución pierde la administración del Fondo de Financiamiento para el Desarrollo, con el cual obtuvo ¢12 mil millones en comisiones en cuatro años


2014

Pierde la administración de las tiendas del IMAS, pero las recupera un año después


Agosto 2016

Las utilidades caen ¢14 millones, una reducción de un 99% frente a 2015, principalmente por créditos malos


Setiembre 2016

Sugef pide un plan de acción para corregir el deterioro financiero


Enero 2017

Bancrédito reporta una pérdida mensual de ¢591,6 millones y está a un paso de caer en “irregularidad financiera”


Mayo 2017

Gobierno anuncia transformación del banco y su salida de la intermediación financiera a partir de diciembre


Junio 2017

Bancrédito deberá presentar un plan de acción para sus operaciones y obligaciones

 

 

NOTAS RELACIONADAS