Banco central de Colombia escéptico de proyecciones de gobierno
Juan José Echavarria, gobernador del banco central de Colombia. Bloomberg/La República
Enviar

El gobernador del banco central de Colombia, Juan José Echavarria, señaló que las proyecciones del gobierno para el aumento de los precios del petróleo pueden ser demasiado optimistas, uniéndose a inversionistas y a agencias calificadoras que han cuestionado las suposiciones que subyacen tras las metas fiscales del Ministerio de Hacienda.

“¿Hasta qué punto vamos a cumplir con la regla fiscal? Hay algunas suposiciones difíciles hechas por el gobierno, este será otro tema de discusión en la campaña presidencial”, dijo Echavarria durante una entrevista en Cartagena.

Para cumplir con la regla, el gobierno debe reducir el déficit presupuestario al 1,1% del producto interno bruto para 2022, desde el 3,6% este año. El plan financiero, revelado por el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas en junio, muestra que el gobierno alcanzaría sus objetivos suponiendo un crecimiento y precios del petróleo que superan lo que la mayoría de los analistas creen probable.

Echavarria dijo que los debates no deben ser sobre si mantener la regla fiscal, sino cómo mantenerse dentro de sus límites. Las proyecciones del gobierno suponen que el precio del petróleo subirá a $60 por barril el próximo año y a alrededor de $70 a partir de 2020, niveles no registrados desde 2014. Además, asumen un crecimiento económico de al menos un 4% al año desde 2019 a 2025.

Los analistas estiman que el crudo Brent promediará $54,69 el barril el próximo año y $54,86 en 2019, mientras que el crecimiento colombiano solo alcanzará el 3% en 2019.

Los inversores también son escépticos. Los bonos locales en pesos de Colombia han tenido un rendimiento del 1% desde que Cárdenas publicó el plan y los pronósticos relacionados el 14 de junio, el peor desempeño entre las principales economías latinoamericanas. Sus bonos en dólares fueron los de peor desempeño después de los venezolanos en el mismo periodo.

El gobierno aprobó un proyecto de ley en diciembre que incluye un aumento del impuesto a las ventas y nuevos impuestos a los dividendos con el objeto de contrarrestar el impacto derivado de los menores precios de la energía. Muchos analistas se muestran escépticos de que sea suficiente.

Moody Investors Service señaló en julio que las proyecciones “pueden ser algo optimistas”, mientras que Morgan Stanley dijo en agosto que no descarta una rebaja crediticia en 2018 debido al bajo crecimiento y los riesgos fiscales.


Ver comentarios