¿Atrincherarse o arremeter? Esta será la llave del campeonato
Enviar

Pérez Zeledón está a 90 minutos de ser campeón nacional por primera vez en su historia. En estos momentos la copa está más en el Valle de El General que en la Ciudad de las Flores con la victoria 1-0 de este miércoles.

Desde el minuto uno, como jauría de perros hambrientos, los generaleños fueron por ese gol que los pusiera arriba en el marcador.

Apelando al buen toque de balón, filas adelantadas, laterales jugando como volantes y un medio campo que tiene un trato de balón inmejorable, Pérez asustó al Team, como pocos han conseguido hacerlo este 2017.

Desde que inició la cuadrangular, los pezeteños no han detenido su maquila de buen fútbol, y por tercera ocasión consecutiva, vencieron a los rojiamarillos.

Así es, Herediano tiene una seguidilla de derrotas ante su rival de la final y desde que Pérez le arrebató el invicto en la fecha 20 de la fase regular, los campeones no han opuesto resistencia.

El golazo de Jeykel Venegas tiene el título en Pérez, pero todo se decidirá en la casa de Don Eladio mañana al ser las 8 p.m.

A partir de ahí nos genera la pregunta, ¿cómo jugará el cuadro dirigido por José Giacone?

¿Atrincherarse o arremeter?

Este es el gran signo de pregunta que tienen sus aficionados. De Herediano no habrá mayor sorpresa, invertirá su rol y como anfitrión le dará la bienvenida a su rival, con una avalancha de juego ofensivo por todos los ángulos.

Los guerreros deberán soportar el primer cuarto de hora, y sobrevivir la euforia de un estadio rojiamarillo a reventar, que alentará como el jugador número 12.

Esta no es la primera final que nos ha tocado observar. Ante un equipo como Herediano, refugiarse durante 90 minutos no será nada más que cavar su propia tumba.

En ese tiempo los florenses serán capaces de llegar al marco rival en al menos diez oportunidades claras; apuntando bajo.

Sería cuestión de tiempo para que la valla del guardameta Bryan Segura sea perforada.

Pérez Zeledón debe buscar una segunda anotación, que le dé la tranquilidad de manejar los tiempos, jugar con la desesperación del rival y sacar la madurez de sus hombres en medio campo para guardar la pelota y sacar faltas.

La conexión que tengan Álvaro Sánchez y Luis Carlos Barrantes podría ser la llave hacia la frustración de Herediano. Estos hombres son los llamados a guardar la bola, dejársela y no canjearla si no es por una falta, que le reste segundos al cronómetro y aumente la desesperación en la otra acera.

En el caso de recibir un gol en el primer tiempo o principios del segundo, Herediano se agigantará y seguramente terminará sacando el resultado, el que todos esperan de un cuadro rojiamarillo voraz.

A Hernán Medford le tocaron el orgullo. En conferencia de prensa no analizó el juego y simplemente se quedó con la trillada frase: “falta el segundo tiempo en nuestra casa”.

En fin, el ajedrez que monten ambos técnicos será esencial en esta final para coronar al monarca nacional.

 


Ver comentarios