Arteria abre su tienda a inversionistas
“La empresa estaría estructurada a finales de abril, las ventas de la franquicia estarían abiertas a partir de esa fecha”, dijo Carlos Mena, copropietario de Arteria, junto con su socia Eugenie Murillo. Esteban Monge/ La República
Enviar

201602032018500.rec2.jpg
Si busca incursionar dentro del sector de franquicias, pero aún no lo ha hecho, la empresa Arteria, de productos con frases comunes, dichos o refranes dentro de Costa Rica, terminará en mayo próximo su estructuración en ese formato.
La empresa produce artículos como camisas, tazas, bolsos o delantales con temas como el español costarricense, las tradiciones y manifestaciones folclóricas, el arte y la literatura.
La marca ofrecerá dos diferentes esquemas de ventas; primero, uno de franquicia y otro como microfranquicia, a un valor que arranca en los $25 mil.
Los establecimientos de la franquicia, de más de 40 metros cuadrados, serían parecidos a los cuatro que ya la empresa tiene en San José centro, Escazú, San Pedro y Heredia.
En tanto, las microfranquicias serían de un tamaño menor a los 40 metros cuadrados, fáciles de abrir en espacios dentro de plazas comerciales o “malls”.
El franquiciado se puede asegurar que la marca tiene un respaldo legal en propiedad intelectual y en derecho de imagen.
“Nos costó mucho trabajo que el costarricense entendiera que no se está pagando solo por una frase, sino por un artículo único que conlleva mucho esfuerzo, eso queremos dar a los franquiciados”, dijo Carlos Mena, copropietario de Arteria.
En tanto, Arteria se encuentra dentro de un programa de microfranquicias que tienen el Ministerio de Economía y el Centro Nacional de Franquicias.
Se trata de un proyecto en el cual con fondos del Sistema Banca para el Desarrollo, se contrata a firmas especializadas en estructurar franquicias para que ayuden a pymes nacionales a vender su marca a personas de bajos recursos.
En el caso del modelo de microfranquicia, la idea es que Arteria trabaje paralelamente con el programa, tiene que vender la marca a seis personas que están siendo seleccionadas de comunidades como La Carpio, y por otro lado vender la franquicia a inversionistas y empresarios.
“Es un beneficio en tres partes, primero, para nosotros porque aprovechamos la estructuración, también para las familias de escasos recursos, que serían dueñas de su propio negocio y de los empresarios que quieran también incursionar en este sector”, agregó Mena.
Además de conseguir los productos de la marca en los locales propios, existen otros 25 establecimientos que venden el portafolio.
Por ahora tienen colecciones distintas como “costarriqueñismos”, “mascarada”, “carreta típica” y “Voy pal sobre”, además de otras 50 marcas registradas.
La compañía tiene el sello Esencial Costa Rica, que permite a la marca y a los potenciales inversionistas recibir publicidad e imagen fuera de la frontera con Procomer e ICT.
Igualmente, ha ganado premios en la Bienal Iberoamericana de Diseño, Diseño D11 del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo y en Costa Rica Diseña.

 


Ver comentarios