Arroz de EE.UU. y Centroamérica desplazaría al sudamericano
“Vamos a dar la lucha en el proceso de apelación y otros estratos legales. Es es una decisión política para favorecer un pequeño grupo”, dijo Juan Carlos Sandoval, gerente de Maquila Lama. Gerson Vargas/La República
Enviar

Importaciones del norte se verían favorecidas con cambio en arancel

Arroz de EE.UU. y Centroamérica desplazaría al sudamericano

Precio al consumidor bajará en un 4%, según nueva fijación

Los importadores de arroz pilado de Estados Unidos (EE.UU.) y Centroamérica serían los mayores beneficiarios del cambio en las condiciones arancelarias para el ingreso del grano.

201501082228000.n11.jpg
Ambos mercados resultaron exentos de la nueva directriz del Gobierno, que establece una carga impositiva del 62,06% para quienes quieran importar arroz.
El alza arancelaria para otros países se da a un año de que empiece a bajar el impuesto para la importación de arroz establecida en el Tratado de Libre Comercio con la región y EE.UU.
Con la producción nacional y el contingente pactado en el acuerdo comercial, no debería producirse un desabastecimiento a nivel local, según Isaac Castro, viceministro de Economía.
La directriz para elevar el arancel al arroz traído especialmente de Sudamérica se da debido a que en los últimos años hubo incrementos anuales de hasta un 200% en las importaciones de Uruguay y Argentina.
“El tema de la medida de salvaguarda no se toma antojadizamente. La Organización Mundial de Comercio (OMC) establece que para que un país pueda tomar una medida tiene que basarse en un hecho y no en alegatos, ni posibilidades remotas”, dijo Isaac Castro, viceministro de Economía. 
Los países que se pudieran ver afectados pueden exigir a Costa Rica que compensen la decisión bajando los aranceles para otros productos.
Estas importaciones se consideran una amenaza para el productor nacional, según una investigación del Ministerio de Economía, Industria y Comercio.
El riesgo aplicaría para más de mil productores y poco más de diez industrias arroceras.
La medida de protección para los arroceros se mantendrá solo por cuatro años, tiempo en que los  productores deberán aumentar su competitividad.
La expectativa es que los nacionales logren generar cinco toneladas métricas de arroz por hectárea, lo que para algunos significa duplicar su capacidad. No obstante, sería posible llegar a esa meta, según información en poder de los reguladores del mercado.
Las críticas acerca de que la decisión afectará el precio al consumidor se contrarrestó con un decreto que baja el precio de la bolsa de dos kilos de arroz en un 4%, que significaría unos ¢50.
De igual forma el industrial ahora comprará a un precio de referencia y no obligatorio, lo que podría suavizar la imagen ante la Organización Mundial de Comercio.
Los arroceros celebraron la decisión de la variación arancelaria, pero no es sorpresiva porque abogaron por ella.
“Le habíamos hablado a Luis Guillermo Solís de la producción agropecuaria en el largo plazo y conocíamos su visión de apoyo al sector agropecuario”, dijo Óscar Campos, expresidente de la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz).
Se estima que en el país hay 180 importadores de arroz pilado registrados. De la totalidad del grano que se consume, un 40% se trae del exterior, mientras que el 60% es de producción nacional.
Entre los detractores se encuentra la empresa Maquila Lama, que considera que el alza en el impuesto de importación representa un atentado contra  el proceso de legalidad y técnico que se tuvo que haber seguido, según el acuerdo de salvaguarda.
“Vamos a dar la lucha en el proceso de apelación y otros estratos legales. Esto es una decisión política para favorecer un pequeño grupo en contra del interés público de todos los consumidores”, dijo Juan Carlos Sandoval, gerente de la empresa.
El precio a largo plazo podría ser uno de los efectos más perjudiciales bajo la perspectiva de Walmart.
“Nos genera preocupación toda medida que restrinja el libre comercio de bienes y servicios en el país. La medida impuesta limita las fuentes de abasto y esto a futuro podría perjudicar al mercado en calidad o disposición de producto, por ejemplo”, señaló Yolanda Fernández, gerente de Asuntos Corporativos de la empresa.

María Siu Lanzas
[email protected]

Ver comentarios