Argentina recuperará década perdida con auge de OPI
Protestantes sostienen una bandera contra el Presidente para demostrar su disgusto con los cambios. Bloomberg/La República
Enviar

El mercado bursátil argentino se encamina a un auge con entre 25 y 35 ofertas públicas iniciales (OPI) en los próximos 24 meses en tanto las compañías buscan aprovechar el retorno del país a los mercados globales, según el mayor corredor del país por ventas de bonos locales.
La firma apunta a gestionar alrededor de la mitad de esas transacciones, que podrían realizarse en la bolsa local o también cotizar en Estados Unidos, en momentos en que las compañías argentinas se benefician de un renovado interés desde que el presidente Mauricio Macri puso fin a 15 años de enfrentamiento con tenedores de deuda, dijo Federico Tomasevich, de 40 años, presidente global de Puente Hnos., un corredor y banco de inversión de Argentina.
Puente coordinó la OPI local de la compañía confitera Havanna Holding en junio, la segunda oferta pública inicial del año. Hay varias compañías que han crecido y alcanzado valuaciones de entre $100 millones y $500 millones y que podrían vender acciones en bolsa para seguir creciendo, dijo.
“Las empresas argentinas van a ponerse al día con el auge de OPI que experimentaron otras compañías de la región en los últimos 10 años”, dijo Tomasevich el jueves en una entrevista en la sede de Puente en Buenos Aires.
La empresa considera que en Argentina hay margen para crecer en tanto el país sigue bajando las tasas de los bonos del banco central conocidos como Lebac, que este año tuvieron rendimientos del 38%.
Los inversores institucionales y minoristas se lanzaron a comprar los bonos, pero a medida que la inflación se desacelera y el banco central está reduciendo las tasas, Puente apunta a aumentar los activos que administra en tanto los inversores minoristas argentinos se deshacen de alrededor de 400 mil millones de pesos ($27 mil millones) que tienen en certificados de depósito, dijo Tomasevich.
La reducción de las tasas también reforzará el interés por los fondos de inversión cerrados, dijo Tomasevich.
El instrumento ya concita atención conforme el gobierno lo incluye en un menú de opciones de un plan de amnistía fiscal que apunta a alentar a los argentinos a declarar un monto estimado de $500 mil millones colocados en el exterior. El sector de fondos cerrados, actualmente con muy poca actividad, debería crecer a $10 mil millones en cuatro años, agregó Tomasevich.



Ver comentarios