Logo La República

Domingo, 21 de julio de 2019



NOTA DE TANO


Árbitros ponen a México en la final

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 06 julio, 2019

Raul Jiménez celebra con México

Como estaba “presupuestado” por la organización del evento, las selecciones de Estados Unidos y México disputarán este domingo, en Chicago, una final más de la Copa Oro.

Las entradas están agotadas, y el negocio millonario para los organizadores está garantizado.

Lea más: México se asoma para ganar la Copa Oro caminando

Una final entre Estados Unidos y Haití no le deja a la organización ni la cuarta parte de lo que se recauda cuando se presenta la selección mexicana; por eso, el árbitro del partido entre México y Haití en semifinales, pues hizo lo que tenía que hacer: pitar un penal a favor de los mexicanos a dos minutos del final de los tiempos extras para evitar una “desgracia” si seguían los penales, lotería que no le aseguraba a México la final.

La acción se repite en cada Copa Oro y no hace mucho, fue Costa Rica la gran perjudicada en situación similar a la de Haití.

La Selección Nacional tenía contra las cuerdas a la mexicana, peligraba el pasaporte de ellos a la gran final, y entonces se pitó un penal inexistente contra Costa Rica y quedamos eliminados.

Un poco sonrojada por esta repetición de yerros arbitrales que favorecen al seleccionado de su país, la prensa deportiva mexicana hizo mofa de esta sanción que eliminó a los haitianos, e instaló a los mexicanos en la final del evento.

Lea más: ¿Cómo llegan los contendientes de la Sele a Copa Oro?

“¿Por qué pitaste ese penal en favor de México en el minuto 118, a dos del final? Si había que pitarlo, lo hubieras señalado antes, para no darnos tanto color”, manifestaron los colegas aztecas, aludiendo al comportamiento del silbatero.

Desde hace muchas ediciones atrás, la prensa deportiva centroamericana comenta sobre esta Copa de Oro, diseñada para que en la final estén siempre Estados Unidos y México.

Molesta el conformismo, la domesticación, la docilidad, la servidumbre de la dirigencia del fútbol centroamericano, que se pliega sin reclamar por la organización del torneo, montada para que la Copa la ganen o Estados Unidos o México.

Si un seleccionado se interpone, lo borran en las semifinales con la complicidad de los árbitros.

Lamentablemente, la Copa Oro le deja a los países que participan buen billete, y como que esos dólares compran el silencio para que se archiven las protestas.

[email protected]