Anualidades salariales alcanzan hasta ¢3,2 millones en mismo puesto
“Los incentivos basados en el desempeño se otorgan casi a la totalidad de funcionarios sin que garantice la sostenibilidad del esquema remunerativo”, dijo Martha Acosta, contralora de la República. Archivo/La República
Enviar

Las anualidades que devengan los funcionarios públicos y otros incentivos, han generado un abismo salarial en el Gobierno central, a tal punto que el régimen remunerativo está en peligro.

Y es que hay diferencias de hasta ¢3,2 millones mensuales en sueldos de burócratas que cumplen una misma tarea, ya sea en el mismo ministerio o en otro lugar del Gobierno central, reportó ayer la Contraloría General de la República.

En el caso de funcionarios no profesionales se contabilizaron disparidades de hasta ¢800 mil, donde se encontraron guardias de seguridad con salarios de ¢277 mil y otros que devengan hasta ¢1,1 millones.

En los casos de trabajadores profesionales, las diferencias llegan a los ¢3,2 millones, al comparar dos licenciados de la salud con categoría 2-B.

De hecho, en diez ministerios el jerarca no recibe el salario máximo pagado en la institución y tienen subalternos que ganan hasta ¢4 millones más que ellos.

La contraloría detectó choferes y oficiales de seguridad que ganan ¢1,1 millones al mes, así como técnicos y policías de tránsito con salarios superiores a los ¢900 mil.

Un 55% de los burócratas del Gobierno central acumulan más de diez anualidades, mientras que un 11% de funcionarios públicos tiene más de 30 años de servicio y, por ende, sus salarios se dispararon por los pluses.

El estudio del ente fiscalizador pretende hacer un aporte al debate fiscal en momentos en que el gobierno y la oposición analizan la aprobación de un nuevo paquete de impuestos, además de contener el gasto y cambiar varias reglas del empleo público.

Asimismo, la información se da a pocos días de que los sindicatos salgan a marchar este lunes para protestar contra dicha propuesta fiscal.

Una de las conclusiones de la Contraloría es que el sistema de remuneraciones actual es como una bola de nieve, que crece todos los años.

“Los incentivos basados en el desempeño se otorgan casi a la totalidad de funcionarios sin que garantice la sostenibilidad del esquema remunerativo. Por otra parte, el modelo de remuneraciones de los ministerios no tiene revisión periódica y esto genera una gran brecha con el sector privado. En este esquema, el modelo de remuneraciones no garantiza su sostenibilidad fiscal”, dijo Martha Acosta, contralora general.

Las anualidades son un plus salarial que se paga a los funcionarios públicos por laborar un año más para la institución.

Para dependencias del Gobierno central, como ministerios, Asamblea Legislativa, Corte Suprema de Justicia, Contraloría y Defensoría, el porcentaje es del 1,9% más al año.

Sin embargo, en instituciones autónomas como Recope, ICE, INS, universidades y municipios, la anualidad se paga hasta en un 7%. En estos últimos casos, la Contraloría no hizo un análisis.


Disparidad

Las anualidades en el sector público han generado un abismo salarial entre funcionarios públicos que ocupan los mismos puestos, a tal punto que las diferencias en cuanto a las remuneraciones alcanzan los ¢800 mil para puestos no profesionales y ¢3 millones para trabajadores profesionales. Un 55% de burócratas ya acumula más de diez anualidades.

Anualidades

Porcentaje*

5-9 

25,8

10-14

10,5

15-19

12,3

20-24

11,3

25-29

10,1

30-34

6,6

35-39

3,8

40+ 

1,0


Fuente Contraloría General de la República

*Se refiere al porcentaje de trabajadores que reciben cierta cantidad de anualidades


Ver comentarios