Amazon podría considerar Boston en busca de una segunda sede
Amazon ya tiene una estrecha relación con Boston al haber comprado al fabricante local de robots Kiva Systems. Bloomberg/La República
Enviar

La semana pasada, Amazon dio a conocer sus planes para abrir una nueva sede e invitó a los estados y los gobiernos municipales a presentar propuestas. Si bien otras ciudades finalmente podrían ser las ganadoras, Boston está siendo considerada por su proximidad a la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), un aeropuerto con vuelos sin escalas a Seattle y Washington D.C. y un costo de vida más bajo que el de muchas otras grandes ciudades, señaló la persona, que pidió que no se revelara su identidad por tratarse de un asunto interno.

“Nos anima la respuesta de ciudades de toda América del Norte que ya se han acercado para expresar su interés, no hay favoritos en este momento, acabamos de iniciar el proceso”. dijo Amazon en un correo electrónico.

Amazon ya tiene una estrecha relación con Boston al haber comprado al fabricante local de robots Kiva Systems Inc. por $775 millones en 2012. El gigante del comercio electrónico planea sumar 900 puestos de trabajo a una nueva oficina ubicada junto a Fort Point Channel en la primavera boreal, cerca de una nueva sede central que se está construyendo para General Electric Co., empresa que se focalizará en la llamada Internet de las Cosas. El MIT hace poco anunció un importante avance en materia de tecnología activada por voz que podría interesar a Amazon, que vende el altavoz inteligente Echo.

La semana pasada, el alcalde de Boston Marty Walsh expresó su entusiasmo en un tuit: “Es una oportunidad increíble: $5 mil millones de inversión y 50 mil nuevos empleos”.

Hace algunos años, los ejecutivos de Amazon evaluaron abrir una segunda sede en Toronto porque dos décadas de rápido crecimiento habían hecho que la compañía se sintiera comprimida en Seattle. Sin embargo, el director mundial de consumo Jeff Wilke se opuso y dijo que la nueva ubicación debería estar en Estados Unidos, señaló la persona. Amazon negó que Wilke expresara esa opinión.

La discusión interna muestra que Amazon en privado estaba pensando en expandirse fuera de Seattle en el mismo momento en que obtenía autorización para construir nuevas torres de oficinas en su ciudad de origen.

Si bien Amazon ha dado impulso a la economía local y puso en marcha un auge de la construcción, sus críticos sostienen que las personas de ingresos medios están teniendo que mudarse por el aumento de los precios y que los empleados de Amazon causan embotellamientos en las calles de la ciudad.

Amazon informa que su nueva sede constará $5 mil millones y creará 50 mil puestos de trabajo en los próximos 15 a 17 años. La medida sigue los lineamientos de la estrategia del mercado online de Amazon: cuando los vendedores compiten, los compradores salen ganando. Se recibirán propuestas hasta el 19 de octubre y Amazon tiene previsto tomar una decisión el año que viene. Los criterios de selección incluyen una zona metropolitana de por lo menos un millón de habitantes con un aeropuerto que ofrezca vuelos cómodos a Seattle y Washington D.C.

Ver comentarios