Afronte las preocupaciones de forma efectiva
Enviar

Afronte las preocupaciones de forma efectiva

Cinco consejos sobre cómo hacer frente al cambio y la incertidumbre

Nadie duda de que estamos viviendo una etapa llena de incertidumbre en el plano económico y político. Cambios en el entorno de los negocios que provocan un profundo malestar y hondas preocupaciones en las personas y la sociedad en general. Se mueven las bases de la estabilidad y, digamos, que el ambiente que se respira por la calle no es precisamente de euforia y buen humor.
Esto, aunque no lo queramos, afecta también a los gerentes. ¿Cómo podemos hacer para sobrellevarlo sin caer en el desánimo? ¿Qué podemos hacer para encarar las dificultades y no tirar la toalla?
Algunas ideas:
1. Aceptar la situación y decidir con qué actitud queremos vivirla.
No vamos a poder modificar los grandes acontecimientos, eso está claro, pero sí podemos contribuir con nuestro granito de arena a estar mejor con las personas que nos rodean en nuestro día a día.
2. Centrar nuestro pensamiento en el “ahora”.
Si logramos vivir cada día como un día único que es, nos daremos cuenta de que lo disfrutamos y le sacamos máximo jugo. Si pensamos cada día solo en ese día, será más difícil que nos preocupe el mañana. Y es que el único día que existe en realidad es hoy, en el momento de ahora, y es cada instante el que vale la pena vivir intensamente.
3. Aislar los problemas en “compartimentos estancos”.
Lo decía Dale Carnegie: “nos será más sencillo resolver los problemas si los fragmentamos en partes más pequeñas”. Nos dará la sensación de que son más fáciles de abordar y que podemos hacerlo por etapas. De otro modo, corremos el riesgo de quedarnos paralizados al vernos desbordados por la inmensidad de un montón de cuestiones pendientes de solución.
4. Ver el vaso “medio lleno”.
Más allá de la pose optimista, se trata de tomar conciencia de todas aquellas cosas realmente positivas en nuestra vida —seguro que las hay—, porque este tipo de pensamientos nos cargan las pilas para seguir adelante. Nos sirven para mantener niveles de energía altos y la motivación necesaria para continuar caminando.
5. Evitar la parálisis por el análisis.
Si pensamos demasiado en las cosas que pueden acontecer en el futuro, corremos el riesgo de quedarnos paralizados. Y esa parálisis significa retroceder. Porque el mundo continúa girando y cada vez lo hace más deprisa. La acción nos abre puertas, nos aclara la mente y nos ayuda a ver nuevas oportunidades. Como decía Antonio Machado: “Se hace camino al andar”.
En resumen, lo que depende de nosotros, depende de nuestra actitud. No parece una tarea sencilla, pero lo que está claro es que si nos instalamos en la queja y el victimismo será todavía peor. Si avanzamos, ocurren cosas, y se abren posibilidades de mejora.
“No pasa nada hasta que algo se mueve”, afirmaba con tino el gran Albert Einstein.

Salvador Méndez
Socio-director Cross&Grow
[email protected]

Ver comentarios