Acuerdo nuclear pende de un hilo
Hoy 31 de marzo vence el plazo para que las seis potencias EE.UU., Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania, firmen un acuerdo marco con Irán, que ponga fin a 12 años de disputa nuclear. AFP/ La República
Enviar

Acuerdo nuclear pende de un hilo

El Departamento de Estado de EE.UU. afirmó que existe un 50% de posibilidades de que se alcance hoy martes, un acuerdo marco con Irán sobre su programa nuclear.
La portavoz en funciones del Departamento de Estado, Marie Harf, aseguró en una rueda de prensa que las negociaciones del grupo 5+1 (EE.UU., Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) con Irán en Suiza siguen sin superar algunas diferencias, pese a que quedan menos de 24 horas para que se cumpla el plazo fijado por las partes.
“Creo que hay aún posibilidad de un entendimiento político. Yo diría que probablemente hay un 50-50 (de posibilidades de acuerdo)”, aseguró la portavoz.
“Si no conseguimos un entendimiento, tendremos que buscar un camino diferente para avanzar”, explicó Harf, quien recordó que el plazo del 31 de marzo para alcanzar un acuerdo con Irán era una meta impuesta para forzar acuerdos.
En su opinión, “tendremos que ver qué es lo que tiene más sentido táctica y estratégicamente” si no se alcanza un acuerdo marco a tiempo.
La portavoz aseguró que no es cierto que en las últimas horas Irán haya descartado la posibilidad de que se reduzca el inventario de uranio iraní transfiriéndolo a otro país, y aseguró que ese y otros medios para reducirlo siguen sobre la mesa.
“La noción de que en las últimas horas ha habido un cambio sobre ese asunto, de que las posiciones se han endurecido, sencillamente no es cierta”, aseguró Harf, en una teleconferencia de prensa hecha desde Lausana (Suiza), donde transcurren las negociaciones.
Harf reconoció que la reducción del inventario iraní de uranio es un tema que queda por resolver, y “uno de los asuntos más difíciles”.
Los ministros de Exteriores de las potencias e Irán, reunidos en la ciudad suiza de Lausana, se han impuesto mañana como fecha para alcanzar un acuerdo marco que garantice el uso pacífico de la tecnología nuclear iraní y las inspecciones.
La fecha final para detallar y pulir finalmente esos acuerdos es a finales de junio.
Parte de la comunidad internacional sospecha que Irán puede estar ocultando un programa atómico militar bajo el paraguas de un plan con objetivos civiles.
El régimen iraní, por contra, niega esa acusación y reclama su derecho a usar la energía nuclear con fines pacíficos.
Alcanzar un acuerdo que cubra todos los temas en disputa es extremadamente difícil, dado que las conversaciones se rigen por la norma de que “nada está resuelto hasta que todo lo está”.
Quien no quiso esperar a ver si esto ocurre fue el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, quien solo se unió a las reuniones y, sin embargo, a media tarde de ayer abandonó Lausana para encontrarse en Moscú con representantes de Vanuatu.
La portavoz de Lavrov indicó a la prensa que el ministro volverá a Lausana “probablemente”, pero solo en caso de que haya indicios suficientes de que un acuerdo es posible, y mientras dejó al frente de la negociación a su adjunto.
Mientras, los iraníes no esconden que aún quedan temas pendientes, pero siguen insistiendo en su voluntad política de alcanzar un acuerdo antes de que expire el plazo.
En caso de que todos los aspectos se resolviesen y se anunciara el acuerdo marco (político), las potencias tendrían 90 días para limar los asuntos más técnicos y lograr antes del 30 de junio un acuerdo final que ponga fin a 12 años de disputa nuclear.


Washington/ EFE

Ver comentarios