Enviar

CINE

“Pulp Fiction” cumplió 20 años

201405122213380.m7.jpg
"Pulp Fiction" rompió moldes y etiquetas. Uma Thurman fue una de las protagonistas. Internet/La República
Hubo rabiosos aplausos, pero también algún grito de indignación. ¡Escándalo!", gritaba una voz femenina desde el público aquel 12 de mayo de 1994, cuando Quentin Tarantino subió a recoger en Cannes la Palma de Oro por la salvaje y rompedora "Pulp Fiction".
El segundo largometraje de un entonces prometedor director de 30 años —empleado en un videoclub de Los Ángeles hasta que su nombre comenzó a correr como la pólvora, de boca en boca y de festival en festival, por su debut, "Reservoir Dogs" (1992)—, triunfó contra todo pronóstico en una noche engalanada para Krzysztof Kieslowski.
Clint Eastwood, con un impecable esmoquin blanco, abrió el sobre y anunció: "La película ganadora es ¡Pulp Fiction!".
Aquel momento, pese al enfado de la señora del público, marcó un antes y un después en la historia del cine. Ya nada sería igual, ni para el director, que se convirtió en profeta del cine moderno, ni para los actores que hasta entonces, o no eran muy conocidos (Uma Thurman) o atravesaban horas bajas (Bruce Willis, John Travolta).
Ni mucho menos para el hombre que se sentaba al lado de Tarantino en el auditorio de Cannes, Harvey Weinstein, el productor que hizo trizas las reglas del juego al convertir una película independiente de $8 millones en un taquillazo de más de $200 millones.
"Pulp Fiction" rompió moldes y etiquetas. Las que separaban el cine de culto del popular, lo minoritario de lo masivo, lo exquisito de lo escabroso. Y al hacerlo, dejó noqueados tanto al público como a la crítica.
Con un ritmo trepidante, un inusual montaje fragmentado y escenas —y sobre todo diálogos— para la posteridad: el baile loco de Mia Wallace (Uma Thurman) y Vincent Vega (Travolta) en el Jack Rabbit Slim's, la accidental sobredosis de heroína de Mia, o la tensión insoportable de la conversación sobre hamburguesas entre Jules Winnfield (Samuel L. Jackson) y el hombre que debe dinero a su jefe.


Madrid/EFE

Ver comentarios