Presidentes, pilotos y petróleo
Enviar

ANÁLISIS

No es excusa, el hecho de que todos lo hacen

Presidentes, pilotos y petróleo

Existen alternativas más baratas, que un vuelo privado gratis

Dado que todos los presidentes de Costa Rica durante los últimos diez años, han aceptado paseos en aviones privados, la práctica puede parecer normal.

201305222256370.n11.jpg
Pero eso equivale a decir que es aceptable para el Estado, deber favores a una empresa privada.
Afortunadamente, hay maneras para que los presidentes eviten un conflicto de intereses, sin dejar de volar con comodidad a un precio razonable.
Cuando se trata de que la presidenta Chinchilla viaje en un jet privado, puede que ella hiciera algo, que es práctica común para los gobernantes costarricenses.
No obstante, los paseos gratuitos a menudo salen caros.
Una empresa petrolera colombiana podría prestar un avión a la Presidenta de Costa Rica, para ser amable.
O tal vez, la compañía espera algo a cambio.
La empresa gastó menos de $50 mil, para llevar a la Presidenta a Caracas en marzo, y a Perú en mayo.
Por eso, nadie esperaría mucho —tal vez solamente una mejor oportunidad que otra empresa, de obtener los derechos a un pozo, que quizás ni siquiera produzca una gota de combustible, esto al suponer, que Costa Rica en algún momento permita la explotación de los hidrocarburos en primera instancia.
Sin embargo, si una empresa obtuviera cualquier trato favorable debido a los contactos, y no por haber hecho la mejor oferta en una competencia leal, los costarricenses terminarían pagando demasiado por los productos de esta.
Mientras tanto, acabar con los conflictos de intereses es fácil.
Un avión presidencial sería sumamente caro.
Por otro lado, un vuelo comercial es barato, aun en primera clase.
Es también cómodo, dado que el presidente no tendría que llegar al aeropuerto dos horas antes, ni mucho menos quitarse los zapatos en el área de vigilancia.
Sería necesario hacer un operativo de seguridad; sin embargo, esto se hace a menudo, dado que los presidentes siempre viajan en aerolíneas, cuando van a destinos lejanos.
A veces, en un vuelo comercial no hay campo, sobre todo si el presidente viajara en grupo.
También podría atrasarse, lo cual no sería conveniente para el presidente, si estuviera corto de tiempo.
En estas circunstancias, alquilamos una aerolimusina, de cualquiera de las varias empresas, ubicadas en Miami, que en 24 horas envía un avión a Costa Rica, para llevar al mandatario adonde quiera.
El precio depende del trayecto, así como del número de pasajeros.
Pero un viaje por la región para cuatro personas, costaría unos $30 mil, incluido el tiempo de traer la aeronave desde Miami, y devolverla allá.
Suponiendo que el presidente realice un viaje cada dos meses, el costo anual sería de alrededor de $180 mil.
Esto no es mucho, dado que varios pasajeros andan en cada vuelo.
Tampoco es mucho, como parte del presupuesto del Gobierno equivalente a unos $3 mil millones.
Sobre todo, es más barato, que un vuelo gratis.

201305222256370.n111.jpg

Fred Blaser
Co presidente
República Media Group


Ver comentarios