Pescadores buscan alternativas para vivir
Enviar

Métodos ambientales de captura serían la solución

Pescadores buscan alternativas para vivir

Unas mil personas dependen de reforma legal para llevar comida a sus hogares

El futuro de unas mil personas que hasta ahora subsistían de la pesca de camarón mediante la técnica de arrastre, depende ahora de encontrar una alternativa más amigable con el ambiente.
Una orden reciente de la Sala Constitucional prohibió este tipo de pesca en el país, situación que las ha puesto contra la pared, ya que cortó de tajo su única fuente de ingresos.
El drama que ahora atraviesan estas familias las ha llevado a depositar sus únicas esperanzas en un nuevo proyecto de ley, con el cual quieren echar atrás la orden de los magistrados.
El plan de salvación consiste en buscar alternativas para la captura de camarón de orilla y profundidad, reduciendo la afectación a otras especies.
Los dispositivos que pretenden incorporar excluirían la captura de tortugas, así como de otras especies que se ven afectadas con la técnica de arrastre.
“La medida de la Sala IV es un buen punto de partida para que entidades de pesca se pongan a pensar en qué cambios podemos realizar para que ellos sigan pescando camarones y utilicen métodos alternativos”, explicó Jorge Félix, gerente de Mercados Sostenibles de MarViva.
Por ejemplo, en México utilizan una red más amplia que captura únicamente camarones grandes, así deja a los pequeños crecer y no afecta otras especies.
Otro alternativa es la utilización de la nasa, una red en forma cilíndrica o de embudo que se va estrechando hasta capturar únicamente la presa requerida.
La idea del proyecto de ley es que esté listo antes de que la orden de la Sala entre en vigencia, que estableció que no se darán más permisos de pesca una vez que caduquen los actuales.
Esto es algo que irá ocurriendo paulatinamente con cada embarcación inscrita, durante los próximos cinco años.
“Lo presentaremos en uno o dos meses máximo, esperando que cuente con una mayoría de aceptación que permita ajustarlo a lo que la Sala ha establecido en su sentencia”, comentó Luis Dobles, presidente de Incopesca.
La pesca de arrastre fue considerada como inadecuada por los magistrados debido a su alto impacto ambiental.
Alrededor de un 50% de lo que se captura mediante este mecanismo es devuelto sin vida al mar. Los agujeros que tienen las redes únicamente están hechos para excluir las tortugas y no otras especies. Las redes prácticamente barren el fondo marino, arrastrando todo a su paso.
La sobreexplotación de los recursos se ha encargado de ir eliminando la cantidad de camarones y otras especies disponibles para la pesca, explicó Viviana Gutiérrez, gerente de Incidencia Política de MarViva.
No obstante, de esto viven unas 300 familias del Pacífico costarricense; es decir, se trata de unas mil personas que directamente sobreviven de las ganancias que les deja esta práctica.
Estas no cuentan con un salario fijo, pues ganan por comisión según la pesca. Se trata además de personas de bajo nivel educativo con pocas opciones de buscar alternativas laborales.
Dejarlas sin empleo es un detalle que no permite descansar a las autoridades, por ello mantener el trabajo a estas personas es lo que motiva la reforma de ley, explicó Dobles.

María Fernanda Cisneros
[email protected]

Ver comentarios