Obligados a tomar decisiones en el Congreso
En un plazo de seis meses los diputados entregarán una propuesta para hacer más ágil la toma de decisiones. Juan Luis Jiménez, jefe del PLN, confía en que se podrá avanzar en este campo. Esteban Monge/La República
Enviar

Plazo máximo será de un año por proyecto si se aprueba reforma

Obligados a tomar decisiones en el Congreso

Principales partidos están dispuestos a cambio en reglamento y crean comisión para estudiar reforma

Las discusiones eternas en la Asamblea Legislativa para aprobar o rechazar un proyecto, podrían ser cosa del pasado dentro de poco, si los diputados se deciden de una vez por todas a establecer plazos de votación.
A diferencia del Congreso anterior que no veía con buenos ojos ese cambio, los nuevos diputados parecen haberle perdido el miedo a esa reforma al reglamento.

201405152255420.n33.jpg
De esta forma, interminables debates como el plan fiscal o la fertilización in vitro, se aprobarían o rechazarían en un plazo no mayor de un año.
Actualmente, en promedio un proyecto dura en ser aprobado dos años y medio en Cuesta de Moras, incluyendo su trámite en comisión, no obstante, algunas iniciativas pueden dar vueltas por los pasillos legislativos hasta por una década
El establecimiento de plazos de votación cuenta con el respaldo de Liberación Nacional, el PUSC, Alianza Demócrata Cristiana e incluso el oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), quien en el pasado fue receloso de este tema y se opuso al considerar que las minorías podían ver avasallados sus derechos.
Todas esas agrupaciones juntas suman 40 votos, por lo que si se ponen de acuerdo finalmente, ese cambio sería incluido en el reglamento dentro de poco.
“Reformar el reglamento es una necesidad ineludible. Tenemos que ir de lo simple a lo complejo para que haya viabilidad. Nosotros creemos en establecer plazos de votación, pero tomando en cuenta el tamaño de las bancadas para que cada una fije un grupo de proyectos en esa vía especial. Hay que quitarle el miedo a esa propuesta”, indicó Víctor Morales, legislador del PAC y uno de los más cercanos al mandatario Luis Guillermo Solís.
En la acera de enfrente, el Movimiento Libertario está en contra de esta iniciativa, pues considera que ya existe un mecanismo en el reglamento legislativo para dicho fin, el cual contempla el respaldo de al menos 38 diputados. Por su parte, el Frente Amplio aún no ha definido una postura sobre este tema.
Los planes para ese y otros cambios ya se pusieron en marcha. Pocos días después de asumir la curul, los legisladores decidieron conformar una comisión especial para que en un plazo no mayor de seis meses, se entregue al Plenario una propuesta consensuada.
En ese sentido, Mario Redondo de Alianza Demócrata Cristiana y Juan Luis Jiménez, jefe de la bancada del PLN creen en un cambio integral del reglamento, no obstante, reconocen que “lo perfecto es enemigo de lo posible” y que lo mejor sería buscar reformas parciales, para no entorpecer el plan.
“El cuello de botella que tiene la Asamblea es el reglamento legislativo, si pudiéramos sacar tan solo esa reforma, este congreso ya habrá dejado huella”, dijo Jiménez.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios