Listos para el salto celular
“El país está listo para dar el salto a LTE, pero no tanto por un asunto de madurez, ya que el mercado costarricense a raíz de la apertura todavía es un mercado en desarrollo, sino por la oportunidad que representaría LTE en la vida y el accionar de los consumidores”, dijo Carlos Gallegos, analista de Ernst & Young.FOTOMONTAJE/La República
Enviar

Clientes y operadores preparados para telefonía de Cuarta Generación

Listos para el salto celular

Servicio permitiría velocidades en Internet muy superiores a las actuales

¿Se imagina tener un aparato que le diga qué hace falta en su refrigeradora, y que además haga el pedido automáticamente a través de Internet a algún supermercado?

201304142117020.n55.jpg
¿Qué le parece si mejor tiene otro artefacto para controlar el sistema de seguridad de su casa desde cualquier lugar en donde esté, al mismo tiempo que baja una película en alta definición o participa de una videollamada con algún amigo?
Todo esto sería posible con un teléfono celular. Pero para desarrollar aplicaciones que ofrezcan este tipo de servicios es necesario contar con una tecnología telefónica de Cuarta Generación (4G) que permita velocidades muy superiores a las que se ofrecen actualmente con la 3G.
Y aunque suena futurista, este tipo de tecnología que ya se está desarrollando en otras latitudes podría implementarse en el país a muy corto plazo, pues se considera que el mercado costarricense ya está listo para dar el salto.
Desde el punto de vista de los consumidores, existen dos aspectos que hacen pensar que el país ya está listo.
Por un lado está el uso que los ciudadanos les dan a los teléfonos.
Más de la mitad de los ingresos de las telcos actualmente son por consumo de datos; es decir, Internet, por lo que la tendencia es a usar el celular cada vez menos en llamadas.
Esto es una tendencia que se ha generalizado en mercados más maduros y desarrollados tecnológicamente.
201304142200420.n5555.jpg
Adicionalmente, al menos la mitad de los celulares que se importan en la actualidad son smartphones, lo cual evidencia una sed creciente de los usuarios por aparatos más sofisticados y con mayores servicios.
“El mercado costarricense ha demostrado tener un apetito y una capacidad de pago por servicios de alta velocidad. Aquí hay una oportunidad. Desde el punto de vista de la demanda, pareciera que estamos listos como país”, comentó Carlos Gallegos, analista de Ernst & Young.
El otro punto de vista es el de la oferta; es decir, las empresas que darían el servicio.
Actualmente existen al menos dos operadores que hacen los trámites necesarios para ofrecer el servicio. Si todo sale bien, Kölbi y Claro se declararían la competencia con esta tecnología a partir de este año.
En el caso de la estatal Kölbi, la firma debía elegir entre tres proveedores —Huawei, Ericsson y Alcatel-Lucent— para construir una nueva red de torres para 4G.
La meta inicial de la empresa era arrancar a finales de 2012; sin embargo, el proceso ha tomado más tiempo de lo debido, precisamente a la espera de encontrar una madurez en el mercado que ya existiría.
Por su parte, Claro había arrancado la etapa de construcción de la nueva red desde mitad del año pasado. También tenía como meta diciembre de 2012; pero al final la fecha de inicio del servicio también se atrasó.
En el caso de la mexicana, el plan involucra dar el servicio inicialmente en el Área Metropolitana, para luego extenderlo al resto del país.
De hecho, el único pero que ponen las telcos tiene que ver con las políticas públicas; es decir la tramitología necesaria para dar el salto. Así lo hizo ver recientemente Víctor García, gerente de Asuntos Regulatorios de Claro, durante un foro sobre Espectro Radioeléctrico organizado recientemente por la Cámara de Comercio Costarricense-Norteamericana (Amcham).
“Costa Rica está más que preparada, no tenemos duda de eso, pero vemos cierto rezago en las políticas públicas con respecto a la realidad de lo que el mercado está exigiendo en servicios cada vez más avanzados”, dijo entonces el ejecutivo.
Parte de esos retos pendientes de parte del Gobierno se centra en dar el espacio necesario en el espectro radioeléctrico, a través del cual viajan las frecuencias celulares.
Para implementar la tecnología de Cuarta Generación sería necesario liberar algunas bandas, actualmente ocupadas en otros servicios, trámite que está apenas en proceso.
Esto es algo que podría generar algunas controversias, aspecto por el cual los operadores desde ya presionan para que se haga lo antes posible, y así poder incursionar en la nueva plataforma tecnológica a la brevedad.

201304142200420.n555.jpg

Luis Valverde
[email protected]


 


Ver comentarios