Intervenir puentes: reto urgente
La mayoría de los puentes del país fueron construidos con una vida útil de 50 años, lapso ya superado por algunos de los más transitados. Archivo/La República
Enviar

Implementar inventario podría prevenir daños

Intervenir puentes: reto urgente

Mejorar controles y procesos en estructuras, propone Lanamme

Reparar o rehabilitar puentes de forma oportuna y anticipar problemas de infraestructura son el escudo perfecto para evitar el colapso de estos pasos en las rutas del país.

201401022206170.n44.jpg
Atender los puentes que lo requieren con urgencia garantizaría la seguridad de los conductores, además les pondría el freno a millonarias inversiones futuras en caso de emergencias como el hundimiento de la Circunvalación o de la General Cañas.

Para crear una base de datos con los informes de inspección de los puentes se concretó una contrato entre el Mopt y el Conavi.
Para lograr que los puentes del país estén en mejores condiciones es necesario que se realicen trabajos de mejoras cuanto antes, principalmente en algunas estructuras que han sido señaladas por Lanamme como pasos vulnerables.
En Costa Rica la mayoría de los puentes fueron construidos con una vida útil de 50 años y algunos de los más importantes en rutas nacionales ya superaron ese periodo. En realidad la situación de algunos puentes es grave y necesitan mejoras, afirmó Rolando Castillo, de la unidad de puentes de Lanamme.
Identificar cuáles estructuras están peor y cuáles deben ser intervenidas sería posible con la implementación de un sistema informático que almacene todos los datos de cada puente.
Incluso un estudio realizado en 2007 por la organización japonesa JICA señaló la necesidad de que el país cuente con el Sistema de Administración de Estructuras y Puentes (SAEP) para facilitar las labores de información.
Durante más de ocho años se desarrollaron inspecciones y estudios sobre más de 100 puentes en todo el país que fueron integrados a este programa por parte de Lanamme.
Sin embargo, todavía existen deficiencias en el SAEP que limitan la labor de los especialistas que trabajan en la supervisión de los puentes.
Crear una base de datos tipo inventario sobre la situación de los puentes de todo el país ayudaría a evitar el colapso o las posibles emergencias futuras.
Anticipar que un puente está en malas condiciones y que necesita rápido arreglos en las bases o la superficie es la solución para que no se repitan episodios como el hundimiento en la Circunvalación.
Por otro lado, con la información adecuada sobre los puentes se pueden trabajar mejores programas de planificación y destinar los recursos necesarios para mejorar las estructuras.
De esta forma se evitarían millonarios giros inesperados de recursos para atender emergencias como ocurrió en la General Cañas el año anterior y sobre todo se reducen las posibilidades de que se repita el colapso vial.
El próximo año iniciará un serie de inspecciones en 150 puentes como parte del contrato entre el Mopt y el Tec con el fin de fortalecer los controles en todo el país.
La labor de supervisar y señalar posibles riesgos en los puentes nacionales ha sido liderada en los últimos años por Lanamme.
Profundizar en cada puente para determinar posibles riesgos y hacer un diagnóstico completo sobre las estructuras no ha sido una tarea fácil.
En el país no hay especialización en materia de puentes, poco a poco se han adquirido conocimientos y se compraron equipos para hacer mejores análisis, agregó Castillo.
Invertir en el desarrollo de un departamento encargado de la administración de puentes y capacitar personal para estas funciones son parte de los retos urgentes que debe atender el Mopt para lograr mejores resultados.

Manuel Avendaño
[email protected]
@MavendanoLR


Ver comentarios