Fernando Zamora: “Sería soberbio decir que el PLN no puede desaparecer”
“Los gobiernos nacionales son consecuencia de la cultura de los pueblos. Si no somos cuidadosos en mejorar esa cultura, podemos seguir cayendo en manos de partidos demagógicos”, expresó Fernando Zamora, candidato a secretario del PLN. Esteban Monge/La República
Enviar

Si el PLN no pone inteligencia, voluntad y carácter en sus decisiones, el partido corre el riesgo de desaparecer.

Ese es el criterio Fernando Zamora, abogado constitucionalista, quien puja por ganar la secretaría de Liberación Nacional este sábado.

Arropado por una candidatura que inició con el apoyo de las bases y que luego cosechó el respaldo de los expresidentes José María Figueres y Luis Alberto Monge, además del excandidato Johnny Araya, Zamora es uno de los favoritos para ganar la elección entre los cuatro contendientes.



De lograr sus aspiraciones, planea reforzar la capacitación y los principios éticos del PLN, y definir posturas claras del partido en temas variados.

¿Por qué se postula para secretario general?
Mi preocupación por la situación del partido y del país es genuina. Tengo tres hijos y me siento mal si permanezco encerrado en una torre de marfil como lo puede ser mi despacho profesional.

No obstante, mi aspiración ha sido resultado de un proceso generacional. A finales de noviembre un grupo de delegados de la asamblea del partido, convocados inicialmente por Óscar Izquierdo y Juan Diego Gómez, me solicitaron que presentara mi candidatura, en representación simbólica de nuestra generación.

¿Le apoya José María Figueres o el expresidente Óscar Arias?
Como le indiqué antes, mi candidatura ha sido resultado natural de un proceso generacional. Nació desde abajo. Surgió como una iniciativa de un grupo independiente de delegados.

A partir de ese proceso, se han venido sumando importantísimas adhesiones, como la del expresidente Monge, la del expresidente Figueres, la del excandidato Araya Monge, la del jefe de fracción parlamentaria, la del exprecandidato Antonio Álvarez Desanti, y otros muchos apoyos que me honran.

Mi candidatura se ha forjado a partir del cariño de los asambleístas.

¿Qué tan importante es hacer un cambio en el comité ejecutivo del PLN tras la derrota electoral histórica del pasado proceso?
El cambio por el cambio y la novedad por la novedad no son por sí solos una garantía de mejora.

La historia es harto clara de los cambios y las novedades que han sido para mal de los pueblos y de las organizaciones.

El cambio es bueno solo si es resultado de un proceso generacional responsable, y que surja como fruto de un proceso de base.

¿Corre el riesgo Liberación de desaparecer si no toma las decisiones correctas de aquí a 2018?
No puedo aventurar una respuesta que depende de múltiples circunstancias imprevisibles, pero sería una soberbia asegurar que eso nunca se va a dar si no se pone inteligencia, voluntad y carácter.


De llegar a ocupar el cargo, ¿qué proyectos impulsará?
He centrado mi aspiración en tres fundamentos. Uno de ellos, retomar con agresividad la capacitación política dirigida hacia los jóvenes del partido. En el pasado, Liberación tuvo como prioridad la capacitación de los cuadros nuevos de la socialdemocracia.

El segundo fundamento es la convicción de retomar una secretaría general orientada hacia una mejor organización y disciplina y ética partidaria. No conozco una organización que se levante sin una clara disciplina y visión.

De ahí el tercer fundamento: el secretario general del PLN debe ser un político con un claro concepto de una visión país.

¿Cree usted en la necesidad de realizar un nuevo congreso ideológico?
Debemos retomar el debate sobre nuestro entorno como una vivencia permanente.

Sin embargo, como soy enemigo de los condicionamientos y las programaciones mentales, más que en posiciones ideológicas abstractas, promoveré que el partido tome posiciones claras en temas muy específicos, que son indispensables para conquistar nuestro desarrollo.

Por ejemplo, en materia energética, educativa, productiva y de desarrollo de infraestructura.

¿Qué opina del rumbo que lleva el país de la mano de Luis Guillermo Solís?
Lo evidente es que es un Gobierno sin una visión nacional. Llegaron sin estar preparados para hacer Gobierno.

Por ello, con mayor razón, la oposición que Liberación Nacional haga debe ser responsable.


Los empresarios y algunos partidos políticos han señalado una supuesta relación entre el PAC y el Frente Amplio, ¿cree usted que el Gobierno del PAC tiene una influencia de izquierda?
Es que aquí no se trata simplemente de izquierdas o derechas.

El problema es el de una “coalición” de Gobierno que tiene una cosmovisión que va en contravía del desarrollo.

Aún recuerdo la propuesta del PAC para que, en el anterior Gobierno, se impusiesen condiciones gravosas en perjuicio de las empresas instaladas en las zonas francas.

¿Existe algún chance de que el Frente Amplio se consolide y gane en 2018 o por el contrario el PLN se repondrá?
El futuro del PLN dependerá de lo que en el PLN hagamos.

Ahora bien, en general, lo que le puedo decir es que los gobiernos nacionales son consecuencia de la cultura de los pueblos.

Si no somos cuidadosos en mejorar esa cultura, podemos seguir cayendo en manos de partidos demagógicos, como los ejemplos de partidos que usted ha señalado en sus preguntas. 

¿Cómo es su relación con los hermanos Arias? 
Con don Óscar, excelente.

De hecho, me honró invitándome a participar, junto con otros 12 intelectuales costarricenses, en una obra escrita de ensayos acerca del proceso histórico que le correspondió a él vivir.

¿Cuál es su opinión del expresidente Figueres?
Conozco al expresidente Figueres desde finales de la década de los años 80 y desde entonces me honra con su amistad.

Es un líder capaz y con un gran don de gentes.

201502012257040.n44.jpg


Ver comentarios