Enviar
Martes 25 Marzo, 2014

Las medidas no deben ser solo en relación con los ingresos sino también con los gastos, para tener un déficit fiscal manejable


El déficit fiscal se debe atender

De acuerdo con información periodística Costa Rica terminó el año con el mayor déficit en el Gobierno central de América Latina: un 5,5 % del PIB.
No es posible posponer las medidas que se deben implantar para resolver ese déficit fiscal que se espera en este 2014 llegue a un 6% del PIB.
Es necesario que se tomen las medidas pertinentes para sanear las finanzas públicas, conscientes de que existen dos vertientes, la de los ingresos y la de los gastos.
Para disfrutar de finanzas públicas sanas se requieren, fuentes seguras de ingresos especialmente ingresos corrientes. Se debe contar también con una política fiscal clara y sencilla, sustentada especialmente en impuestos directos como el de la renta.
Las medidas no deben ser solo en relación con los ingresos sino también con los gastos, para tener un déficit fiscal manejable. Las medidas que se pueden implementar en relación a gastos pueden ser:
- Realizar la restructuración del sector público que con más de 300 entidades y 900 programas, tiene un accionar poco ágil y no se logran los resultados adecuados para el mejor desarrollo del país.
- Definir sobre la situación salarial del sector público, y establecer un ley de empleo público que elimine las diferencias tan sustanciales en los salarios que se pagan en este sector. Hay más 1.300 funcionarios que tienen salarios que oscilan entre 3 millones y 20 millones.
- Limitar el monto de las pensiones de privilegio y mejorar las pensiones que no superan los ¢300 mil.
- Limitar la creación de plazas. Salvo casos muy calificados en educación y salud.
- Eliminar la compra de vehículos de lujo y restringir los viajes al exterior.
- Negociar créditos de la deuda interna y externa para lograr condiciones más favorables sobre el pago de intereses y disminuir el monto de las amortizaciones.
En relación con los ingresos se pueden implementar medidas como:
- Reformar el impuesto sobre la renta, y establecer el concepto de renta global, para que realmente toda persona pague de acuerdo con el nivel de ingresos que genera. Por ser un impuesto directo afecta menos a las personas con niveles de ingresos bajos.
- Reformar el impuesto de ventas y transformarlo en impuesto al valor agregado. Por ser un impuesto indirecto, analizar muy bien si gravan todos los servicios y la educación, pues puede traer más pobreza y desigualdad social.
- Enfrentar de manera más drástica la evasión fiscal y disminuirla significativamente.
- Eliminar el destino específico de algunos ingresos. Establecer recursos con finalidad específica del presupuesto nacional, va contra una adecuada técnica presupuestaria.
- Renegociar el aporte que se otorga a la educación superior mediante el FES, para que se otorgue un monto más acorde con la situación económica del país.
- Renegociar el aporte al Poder Judicial, establecido en la Constitución Política, y lograr que ese Poder sea más austero en la realización de sus gastos.
Se debe tener presente que actualmente más del 90% del presupuesto nacional se destina a atención de la deuda pública, salarios, y transferencias, por lo que queda un porcentaje muy bajo para inversiones, materiales y servicios. Es de esperar que el nuevo Gobierno pueda enfrentar este flagelo del déficit fiscal de manera adecuada y oportuna.

Bernal Monge Pacheco

Consultor