Clodomiro Picado apunta alto
Los productos que se producen en el Instituto Clodomiro Picado se comercializan a un bajo costo, ya que el objetivo principal es salvar vidas, indicó Alberto Alape, director del Instituto Clodomiro Picado. Esteban Monge/La República
Enviar

Inversión

Clodomiro Picado apunta alto

Crédito de $900 mil permitirá compra de moderna máquina para aumentar ventas al extranjero

Adquirir un nuevo equipo permitirá al Instituto Clodomiro Picado incrementar la producción de sueros antiofídicos, para así poder suplir la demanda de países latinoamericanos y también algunos en África, las regiones donde se presentan más ataques de serpientes.

201311152323200.pag22.jpg
El liofilizador es la máquina que permitirá producir antivenenos pulverizados, lo que aumenta la vida útil del antídoto y permite una mejor manipulación durante el viaje a los diferentes destinos.
Por el momento se producen solo de forma líquida, lo que requiere una costosa línea de refrigeración continua para su mantenimiento.
El Instituto exporta sus productos a países de Centroamérica, y a otras regiones como Ecuador, Papúa Nueva Guinea y Nigeria, sin embargo, al obtener este equipo se podrá iniciar la comercialización con Venezuela, Colombia, Paraguay, Burkina Faso, y otros países africanos.
Actualmente en el país se producen 3 mil lotes de suero por año, pero con la adquisición del nuevo equipo se aumentará a 10 mil lotes.
Los productos que se exportan son en su mayoría suero anticoral y polivalente para uso humano; se produce uno específicamente para la región africana.
Además, se fabrica suero para uso veterinario que únicamente se usa en Costa Rica, indicó Alberto Alape, director del Instituto Clodomiro Picado.
La compra de este equipo se realizará con un crédito del Banco Popular, que se ha caracterizado por apoyar iniciativas científicas para el mejoramiento de los productos.
En el caso del Instituto Clodomiro Picado, el país se coloca en los primeros lugares de desarrollo de medicamentos que salvarán vidas en Costa Rica y el resto del mundo, señaló Roger Conejo, director de la banca de desarrollo del Banco Popular.
Los ataques de serpientes venenosas están catalogados como un problema de salud pública en los países tropicales y calificados como una patología desatendida, según la Organización Mundial de la Salud.
Estas mordeduras por lo general se presentan en trabajadores agrícolas de países en vías de desarrollo, cada año se registran cerca de 5 millones de casos, de los cuales entre un hasta un 75% requiere tratamiento con este tipo de medicamentos para prevenir el fallecimiento, una amputación o graves trastornos neurológicos.

Daniela Granados
[email protected]
@dgranadosLR

Ver comentarios