ICE quema grasa
El ICE es financieramente estable pues logró revertir una tendencia al desbalance, de acuerdo con Teófilo de la Torre, presidente ejecutivo de la entidad. Marco Monge/La República
Enviar

Aplica medidas para cerrar este año con ganancias

ICE quema grasa

 Mayor eficiencia se trasladaría en beneficios para consumidores

Para mantener su estabilidad económica en el futuro, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) desarrolla un plan para quemar las “calorías” de más que reducen su eficiencia.
La dieta busca reducir los gastos excesivos, que durante 2011 generaron pérdidas por ¢22 mil millones y que el año pasado significaron cerrar “tablas”, con la meta de que este 2013 se empiecen a ver ganancias.
Esto se traduciría en mayores beneficios para los clientes, especialmente en una atención más rápida, y más recursos para invertir en servicios y tecnología de punta.

201302202327000.n11.jpg
El plan de dieta del Instituto abarca dos escenarios: el primero desde el punto de vista de los gastos y el segundo desde los ingresos.
Del lado de los gastos, en primer lugar está conteniendo las fuertes inversiones que se realizaron desde hace un par de años en la comercialización de productos.
Este fue un rubro que para el tercer trimestre de 2011 había aumentado casi un 70% respecto al mismo periodo de 2010. Para en el mismo lapso del año anterior se alcanzaron gastos por ¢137 mil millones.
La meta es que durante 2013 la comercialización de los nuevos productos del Instituto no alcance un crecimiento desmedido. Una cifra ideal sería la equivalente al aumento inflacionario del año.
En segundo lugar se está cuidando el tema de los salarios, coordinando mejor el pago de horas extras, viajes y contratación de servicios a terceros.
Por ejemplo, se giró una directriz para no aumentar la planilla, excepto en el área de ventas y comercio. Asimismo, se abrió la opción de que personal de otras dependencias pueda trasladarse de puesto a áreas donde se requiera más.
De hecho, desde hace un año arrancó un plan de movilidad laboral para aquellos que estaban pronto a jubilarse. Se acogieron un total de 300 personas.
Del lado de los ingresos existen al menos un par de intenciones. La primera es generar mayores recursos con un aumento en las tarifas de la telefonía fija.
Este es un servicio que no recibe un aumento desde hace una década, por lo que los usuarios siguen pagando lo mismo por un servicio que al ICE le resulta cada vez más costoso mantener.
La propuesta ya está planteada ante la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, donde se realizará la audiencia la primera semana de marzo. Esto quiere decir que a más tardar para abril se podría tener una decisión sobre el aumento de ¢2.300 solicitado en este servicio.
La segunda intención del ICE es que se le reconozca el gasto que ha hecho por quemar combustible para la generación eléctrica.
Para ello ha planteado a la Aresep que traslade al usuario cerca de ¢45 mil millones que calcula ha tenido que invertir de más para garantizar el suministro eléctrico.
Esto sin embargo ocurrió a medias. Del alza del 14% solicitada por el Instituto, el regulador aprobó en diciembre pasado apenas un 4,5%, y no entrará a regir hasta mitad de este año.
Pese a ello, la esperanza es que con todas las medidas este año el Instituto pueda comenzar a experimentar las ganancias de la apertura en telecom.

Luis Valverde
[email protected]


 

Ver comentarios