Logo La República

Martes, 20 de febrero de 2024



NACIONALES


Fármacos se pierden porque usuarios no retiran medicinas o no completan los tratamientos

92 toneladas de medicamentos fueron destruidas por la Caja en los últimos tres años

Costo anual de pastillas desechadas asciende a más de ¢9 millones, entre el 2021 y 2022

Neyssa Calvo neyssacalvo.asesora@larepublica.net | Jueves 05 enero, 2023


Caja del Seguro Social,  medicamentos, áreas de salud, hospitales
En promedio, cada año la Caja acopia unos 30.777 kilos de medicamentos para ser destruidos, según Esteban Vega, gerente de logística de la Caja. Shutterstock/La República.


Despilfarro es quizás la palabra que más se ajusta si pensamos en las toneladas de medicamentos que la Caja Costarricense del Seguro Social desecha cada año, incluyendo pastillas que no son retiradas por los usuarios y por tanto, nunca se abrieron, ni utilizaron.

Lea más: Colegio de Farmacéuticos pide a la población usar correctamente medicamentos para evitar complicaciones

En promedio, cada año la Caja acopia unos 30.777 kilos de medicamentos; los cuales, son devueltos al Área de Almacenamiento y Distribución (ALDI) por los hospitales nacionales y áreas de salud para su destrucción.

Y si nos ponemos a sumar, los números siguen sorprendiendo, pues la cifra alcanzó las 92 toneladas, en los últimos tres años.

Para el 2020 -entre julio y diciembre – se desecharon 14.525 kilos de fármacos, mientras que un año después la cifra alcanzó los 39.873 kilos y para el año pasado se recopilaron 37.932 kilos de medicinas para descartar al mes de octubre.

En total, el desperdicio de pastillas para la Caja tuvo en promedio un costo anual de ¢9 millones, en los últimos dos años.

Por otra parte, también existe un impacto ecológico, pues las medicinas requieren ser desechadas de forma adecuada, o de lo contrario, pueden tener graves consecuencias para los ecosistemas naturales.

Con respecto a la inversión que representa el proceso de desecho, para el periodo comprendido entre julio del 2020 y octubre del 2022, la Caja tuvo que invertir ¢22 millones, comentó el doctor Esteban Vega, gerente de logística de la Caja.

Tan solo en 2022, entre enero y octubre, la entidad pagó ¢9 millones.

Ahora bien, cuáles medicamentos son considerados no utilizables? Se trata de todos aquellos fármacos que están vencidos, devueltos por los pacientes luego de haber salido de la farmacia; así como los que no cumplen con los criterios de calidad porque hayan cambiado sus características físicas, tengan el empaque dañado, se presuman contaminados, deteriorados o falsificados.

Asimismo, todos aquellos almacenados en condiciones distintas a las recomendadas en el etiquetado del producto. En especial, los medicamentos termolábiles que deben manipularse en cadena de frío y que se confirme o sospeche que perdieron estabilidad por incumplimiento de las condiciones de almacenamiento recomendadas por el fabricante. Tal es el caso de la insulina, hormonas de polipéptidos y vacunas, entre otros.

Por último, cabe mencionar los comprimidos, cápsulas sueltos y en granel que son devueltos, mencionó el doctor Vega.

Cada área de salud o centro hospitalario cuenta con protocolos establecidos.

El Hospital Nacional de Niños, por ejemplo, clasifica los medicamentos por categorías: antibióticos, biológicos como las vacunas y los llamados controlados que incluyen los psicotrópicos y estupefacientes.

“Estos medicamentos deben descartarse de forma apropiada para que no afecten el medio ambiente, ni que representen un peligro para la población”, precisó la doctora Gloria Arias, directora de Farmacia.

Arias agregó que las medicinas regresan a la Caja para ser desechadas porque las devuelven del hogar, están vencidas o están deterioradas (frascos quebrados).

Una vez pesadas las medicinas se envían al Almacenamiento y Distribución de la Caja para que mediante un contrato con una empresa se proceda a incinerar en hornos especiales.

“La cantidad que se destruye es variable y va a depender de lo que las personas devuelvan y lo que se genere a nivel interno. También, llevamos controles periódicos de fechas de vencimiento y realmente lo que se nos vence es muy poco”, recalcó Arias.

Situación similar se vive en el Área de Salud de San Francisco - San Antonio, administrada por Coopesana, donde los usuarios no solo devuelven los fármacos muchas veces vencidos, sino que no los retiran del servicio de Farmacia.

Tan solo este año, en San Francisco-San Antonio se recogieron 639 kilos.

“La mayoría de las veces cuando son tratamientos agudos o de corto tiempo por algún cuadro infeccioso o leve como congestión nasal los usuarios no los retiran en Farmacia, y se descartan”, afirmó el doctor Esteban Medina, director

del Área de Salud de San Francisco- San Antonio.

Medina agregó que han notado poco retiro cuando se les receta a los bebés consumo de hierro.

Parece ser que existe falta de sensatez por parte del usuario que acude al centro de salud por un padecimiento, y no sigue el tratamiento.

Lea más: Desamparados habilita puntos de acopio de medicamentos vencidos para proteger el ambiente

Tanto en el Hospital de Niños como el Área de Salud de San Francisco-San Antonio hacen hincapié en cumplir con los tratamientos, pero también en descartar los fármacos de forma adecuada o mejor aún llevarlos al centro de salud que le corresponde para evitar un daño al ambiente.


NOTAS RELACIONADAS








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.