Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



MUNDO EMPLEO


13 mil personas hacen fila en plataforma Mi Primer Empleo

Grettel Prendas [email protected] | Lunes 18 abril, 2016

Carlos Alvarado asumió la dirección de la cartera de Trabajo el pasado 5 de abril tras la salida de Víctor Morales Mora. Cortesía/La República


Con el fin de paliar las altas cifras del desempleo y ofrecer una oportunidad a las poblaciones más vulnerables, el Gobierno presentó en setiembre del año pasado, el Programa Mi Primer Empleo.
El programa otorga un incentivo por casi ¢1,5 millones a cada empresa que se comprometa a abrir una nueva plaza para contratar a mujeres, jóvenes y personas con discapacidad.
La iniciativa sería financiada a través de recursos aportados por varias instituciones públicas y fue avalada por el sector empresarial.
A siete meses de su implementación, las cifras revelan un lento avance de esta iniciativa y quizá la necesidad de una revisión para mejorarlo, según Carlos Alvarado, nuevo ministro de Trabajo.
La iniciativa podría mejorarse para incentivar la contratación de más personas con discapacidad y mujeres, mencionó Alvarado.

Hace unos meses hubo un problema en cuanto al aporte de recursos para financiar el programa Mi Primer Empleo, luego la Contraloría avaló los fondos en marzo pasado. ¿Es suficiente el monto aprobado para atender todas las solicitudes de empresas?
Al momento tenemos asegurados ¢3.600 millones de diferentes instituciones y estamos procurando otros fondos. Se habló de una meta de 30 mil plazas en esta administración, habría que revisar en función de los recursos y de la demanda existente.

¿Cuántas plazas nuevas de trabajo han logrado abrir a la fecha?
Tenemos 896 empresas inscritas y 274 convenios ya firmados, lo que ha permitido que más de 600 personas hayan sido contratadas y otras 1.000 estén en proceso de reclutamiento. Además, hay más de 13 mil personas que han solicitado ser parte del programa.
Es una iniciativa oportuna y aunque estamos en una etapa incipiente yo le veo mucho potencial.

El programa carece de mecanismos para garantizar que las empresas no se inclinen solo por contratar jóvenes, sino que den oportunidad a mujeres y personas con discapacidad física.
De las 649 personas contratadas, 274 son mujeres, desearíamos poder ampliar eso y que haya más trabajadores con discapacidad. Sin embargo, estamos en un muy buen momento dadas estas primeras experiencias y con un presupuesto asegurado, para revisar este decreto que le da vida al programa y ver cómo se mejoran los incentivos a las empresas.

¿Considera que está cumplimiento con lo que se planteó el Gobierno?
Si bien hay cosas por mejorar, es un programa muy útil en lo que logra y en las personas que impacta. Yo apuesto a profundizar en lo que haya que mejorar, pues demuestra ser muy importante para el país por el rol que juega.

5. El principal escollo para el avance de este programa ha sido el cumplimiento de requisitos por parte de las empresas, ¿cómo solucionar esto?

En estas dos semanas estoy conociendo el equipo, hay que ver el decreto y los convenios firmados, no para detener sino para mejorar.
Hay empresas que tienen ya la cuota pero quieren contratar más, pues que lo puedan hacer, siempre que sea para mejorar. Por eso digo que es un buen momento para hacer una revisión y mejorar lo que haya que mejorar.