Enviar
José Alvaro Jenkins Rodríguez, presidente de la junta directiva del Banco Nacional, consideró que cambio en la gerencia era necesario
“12 años era suficiente”
Hasta no tener un gerente definitivo, se mantendrá la estructura, organización y metas

Wilmer Murillo
[email protected]

La salida de William Hayden como gerente del Banco Nacional llevará a la entidad a una etapa de transición en la cual requerirá realizar ajustes para enfrentar la coyuntura económica actual.
El martes, la junta directiva decidió dar por terminada la relación de 12 años con Hayden al frente de la entidad y nombrar en su lugar a Juan Carlos Corrales en forma interina.
Esto implica que mientras se elige al nuevo representante en forma permanente, se irá pasando del proyecto de Hayden a los planes de quien funja como nuevo gerente. José Alvaro Jenkins Rodríguez, presidente de la junta directiva del Banco Nacional explica los pormenores que mediaron en la elección del interino.

¿Cuándo se elegirá al gerente definitivo?
En tres o cuatro meses. Es un tema delicado, pues el periodo del nuevo jerarca es de seis años.

¿Piensa que la forma en que se dio la elección del gerente interino fue polémica?
Como en todo, hubo cierta incertidumbre. Pero el tema no se decidió ayer (martes), sino en los últimos tres meses. Igual nos gustaría seguir con el presidente Oscar Arias otros cuatro años, pero los periodos vencen y en la función pública es sano el cambio. Doce años eran suficientes.

¿Quiénes votaron a favor de Hayden?
Solamente el director Alfredo Volio.

¿Cómo encuentra al Banco Nacional? ¿Cuáles son sus puntos débiles y sus puntos fuertes?
Es el más sólido de la región. El punto más fuerte es su organización y su personal. Su punto débil es no tener la agilidad de un banco privado.

¿Qué piensa del Plan Escudo?
Nos solidarizamos con el plan. Nuestra mayor preocupación son las micro, pequeñas y medianas empresas. Su cartera para el sector es de ¢26 mil millones, que estamos abocados a prestar para que la crisis tenga la menor repercusión para este tipo de empresas.

¿Cuál es el aporte del Nacional al Plan Escudo?
Bajamos dos puntos las tasas de interés y la próxima semana anunciaremos una extensión de los plazos de los créditos a las pymes. Los otros casos son más complicados. Requieren un análisis individual y para hacer readecuaciones estamos dividiendo la cartera por sectores, pues cada uno tiene condiciones particulares.

El Nacional inicia un trimestre con menos ganancias y más mora. ¿Qué hará para revertir esa situación?
La reducción de las tasas de interés tendrá un costo este año de ¢15 mil millones. Es algo de lo que estamos conscientes.

¿Qué piensa de la situación del crédito general?
La demanda se ha reducido. El momento por el que están pasando los inversionistas y empresarios, los hace más cautelosos. Nuestra función será evitar que aumente el desempleo, especialmente en el sector de la construcción.

¿Va a cambiar las políticas de crédito?
Sí. Algunas soluciones son sectoriales y otras empresa por empresa.

¿Debe ser función de la banca pública, ganar mucho o ganar con moderación y ayudar a la economía?
Lo que menos se quiere es maximizar en este momento las ganancias, sino ayudar a las empresas. Pero tampoco se trata de poner en peligro al Banco.

Está detenido el crédito, ¿por qué? ¿Hay poca demanda o más exigencias de la banca?
Está detenida la demanda. Las ventanillas del banco están abiertas y las exigencias son las de cualquier época.

¿Cree que debe haber normas prudenciales diferenciadas para el crédito?
No. Creo que deben ser generales.

¿Considera que el encaje legal encarece el crédito?
Creo que cualquier rebaja ayudaría a abaratar el crédito.

¿Cree que el Banco Central debe colaborar más con los bancos para que puedan prestar más?
El Banco Central es autónomo, pero con él tenemos una comunicación cercana y en muchos problemas nos ha atendido. Hay cosas que coordinamos. Otras no.

¿Cómo percibe el comportamiento de las tasas de interés y cómo afectaría a los ahorrantes y deudores este año?
Las tasas del Nacional están indexadas a la Tasa Básica Pasiva, al menos en un 90%. Reducirlas no depende de nosotros y hacerlo nos haría incurrir en pérdidas.

Ver comentarios