Foto 1
Alfredo Volio, líder del sector piñero con su empresa Upala Agrícola, nos cuenta sobre los rezagos en competitividad que ve en el país. Esteban Monge/La República
Enviar

La semana pasada, el sector piñero recibió una buena noticia respecto al visto bueno por parte de China para que la piña fresca pueda ser exportada al gigante asiático, algo que ayudará a mejorar su competitividad.
Este fue un impulso del sector exportador, del que Alfredo Volio es parte, por esto conversamos con él sobre este y otros temas que atañen a la competitividad del país.
¿Qué hace falta para impulsar más la competitividad de Costa Rica?
La competitividad es un elemento muy amplio, en donde se tiene una serie de aspectos específicos que afectan directa o indirectamente a los distintos sectores.
En el caso de la agroindustria y exportación, en este caso piña específicamente, tenemos una serie de condiciones extraordinarias como país, que ha sido y sigue siendo el líder mundial en exportaciones de piña fresca y hoy vemos con mucha preocupación algunos otros elementos que nos afectan de forma directa en temas de competitividad.
Lo que esperaríamos es un mejor acompañamiento de las autoridades del Estado, que permitan visualizar a sectores ganadores, que tenemos participaciones de mercados importantísimas como país, por ejemplo, Norteamérica con más de un 80% de cuota de mercado, igualmente en Europa, y con una serie de condiciones extraordinarias de apertura de mercados, como es el caso en este momento de la potencialidad del mercado de China, que estamos pronto a abrir.
Así que vemos cómo una actividad como la nuestra, pude dar enormes condiciones de ventajas para las zonas rurales, para la generación de empleos en zonas pobres del país, y que se deben llevar de forma sostenible con una serie de medidas de manejo social, ambiental, y demás, y que podamos como país fortalecer a los sectores productivo y exportador.
¿Qué elementos les restan competitividad?
Mucho tiene que ver con el tema de los aspectos financieros de la producción, como lo son los costos directos, mano de obra, insumos, maquinaria, equipo, en un proceso en que venimos arrastrando una pérdida muy importante, que se viene dando desde el año 2010; donde desde mediados de ese año, tuvimos una apreciación importante de nuestra moneda. Para los sectores exportadores que tenemos todos nuestros ingresos en dólares y una parte muy importante de nuestros costos en colones, se encareció enormemente, fue como decir una pérdida de ingresos que en su momento llegó a representar más del 20%.


Por esto tuvimos que hacer ajustes que nos permitieran paliar estas situaciones, donde en algunos casos hemos podido manejarlos y sobreponernos, pero la historia en el sector de la piña ha sido muy dura para muchísimos pequeños y medianos productores, que no pudieron aguantar; de aquellos 1.500 productores de piña que éramos en el país, hoy somos apenas como 400. Eso quiere decir que más de mil productores pequeños salieron de la actividad por esas razones.
Ya hablar de infraestructura aburre, pero por qué no avanzamos, ¿es el lunar más feo respecto a competitividad?
El país viene teniendo un rezago impresionante en temas de infraestructura, hoy este tema se ha puesto más de moda en el Área Metropolitana por el caos vial que se está viviendo, pero el rezago es de muchísimos años, para poder concretar una serie de obras claves que significarían tener mayor competitividad para poder hacer más eficiente la gestión de producción.
Muchos insumos de producción, son transportados a los distintos centros por carreteras que son muy ineficientes, en donde se dura el doble o triple de tiempo que se hace en cualquier otro país del mundo y en este caso, la parte de exportación también se ve muy limitada, con costos altos en temas de combustibles más caros de la región, los mismos furgones que se usan en Estados Unidos o Europa, aquí tienen que viajar a velocidades lentas por limitación de infraestructuras.
Lo peor de todo, es ver el pasar de los años con proyectos que quedan a la deriva, ver proyectos como el de la carretera a San Carlos, que tiene apenas 50 kilómetros, que tiene diez gobiernos de estar en proceso de ejecución, 40 años es mucho tiempo perdido y ahí es donde uno piensa que lo que falta es voluntad política para tomar las acciones para hacer las cosas.
Esto lo digo en contraposición a gestiones como la carretera de Cañas a Liberia, que tiene más o menos la misma longitud, y hoy es la única de primer mundo que Costa Rica posee. Esto lo único que hace pensar es que cuando se quiere, sí se puede, que con escasos dos años se logró construir.
¿Subestimamos nuestra gestión y capacidad país?
Costa Rica tiene el potencial para hacer cosas extraordinarias, desgraciadamente no estamos alcanzando esa madurez de la potencialidad que tenemos, vea los años que tenemos de discutir la carretera a Limón, que conduce hacia nuestro principal puerto, de donde entra y sale más del 80% del comercio internacional y la situación es caótica; esa ruta es prácticamente una carretera “bumper” con “bumper”.
En el caso específico de la piña, imagínese que nosotros como país exportamos alrededor de unos 2.200 contenedores semanales de este producto, y la mayoría sale por esa misma carretera, entonces cuando uno ve las posibilidades de colapsar que puede tener cualquier tramo de la carretera o un puente, solo imagine la forma en cómo se interrumpe el comercio internacional del país; por esto se necesita de la madurez política para alcanzar acuerdos, poner primero a Costa Rica, y luego los intereses partidarios y personales; después se pueden realmente hacer las obras que el país requiere de una forma clara.
Sin embargo, uno siente una gran desazón cuando ve pasar los años y los gobiernos y seguimos en lo mismo, es muy triste porque el país tiene una gran capacidad de gestión empresarial, donde a pesar de todas las limitantes que existen, se puede seguir creando riqueza, generando empleo, dando producción a las zonas pobres del país, así que no hay duda de que debemos sobreponernos a estos escollos y empezar a actuar; si eso lo logramos, Costa Rica tendría un mundo de oportunidades que estoy seguro que se aprovecharían de la mejor forma por todos.

Ver comentarios