“Sí se puede negociar con los sindicatos”
No se puede llegar a conciliar algo con una propuesta en firme, hay que ser conciliador y escuchar ideas de todas las partes, dijo Paola Mora, presidenta del BCR. Gerson Vargas/La República
Enviar

En setiembre pasado, tanto la administración del Banco de Costa Rica (BCR) como el sindicato de esta entidad financiera anunciaron el cambio en su convención colectiva, pasando de un esquema de pluses salariales a uno de salario único.

A siete meses del acuerdo, cerca de un 15% de los empleados del BCR han pasado a este esquema de forma voluntaria, algo que le ahorra a la institución cerca de ¢2 mil millones.
Sobre este y otros temas LA REPÚBLICA conversó con Paola Mora, presidenta de la institución.

¿Por qué negociar el cambio de la convención colectiva?

La idea surgió entrando en junio de 2014, cuando nos dimos cuenta de que el banco tenía altos costos; el más importante referente a los empleados, ya que este iba en un continuo ascenso.


Esto nos obligó a hacer una serie de revisiones en el tema de costos y nos concentramos en el salario, de ahí se tomó la decisión de revisar la convención colectiva, en aras de salvaguardar los puestos de trabajo; garantizarles a los trabajadores los puestos por mucho tiempo, fue la fundamentación para negociar con el sindicato, y darles a entender que los incentivos era lo que hacía que el gasto fuera creciendo todos los años, algo que no es sostenible en el tiempo.

¿Cómo justificaron el acercarse al sindicato para negociar?

Preocupados por los trabajadores, y por la permanencia de los puestos, fue la principal razón de la revisión y cambio de la convención colectiva, entendemos que la institución requiere personal altamente calificado, como el que tenemos hoy y que este debe estar bien remunerado, pero requeríamos ponerle fin a una serie de incentivos que aumentaba la planilla de una forma no saludable financieramente para el banco.
No se pueden manejar los temas laborales como si fuera un “pulso” o señalando culpables del porqué de estas cosas; para el banco esto fue una relación respetuosa, conciliadora y de revisión de escenarios para que se viera cómo va a terminar la institución con los cambios y sin ellos.
Hay que tomar en cuenta que todo esto fue una opción voluntaria, aquí no hubo despidos masivos, ni cesamos a nadie de su puesto de forma malintencionada, eso genera confianza.

¿Qué tan difícil fue proponer los cambios?

Toda negociación requiere mucha paciencia y prudencia, principalmente en la forma en cómo se enfocan los diferentes temas, sobre todo los sensibles, como lo es un tema laboral.
Una ventaja muy grande fue que quienes conforman el sindicato son trabajadores de carrera y personas muy calificadas que podían entender con mucha facilidad que el costo no era sostenible en el tiempo.
Esto facilitó mucho el diálogo, el acercamiento, hasta para que ellos aportaran sus ideas para las nuevas fórmulas que queríamos implementar en el banco, ellos fueron parte integral de la negociación, de las ideas.

Se necesita hacer estos consensos a nivel país, ¿qué tan difícil es que se logren, según su experiencia?

El tema trascendental es que los sindicatos deberían entender que su existencia no es un fin en sí mismo y que deben velar por la calidad y la permanencia del trabajador en su puesto.
Si se logra entender este punto y existe una habilidad equilibrada, negociadora y conciliadora por parte de quien vaya a representar al Gobierno para hacer las negociaciones, hay muchas posibilidades de lograr acuerdos importantes.
Mientras ambas partes mantengan posiciones muy radicales en cuanto a los derechos que se defienden, estará muy difícil la posibilidad de negociar.
Parte de lo que debería exponerse a los empleados públicos es “hasta dónde” con los pluses y los costos actuales, cuántos puestos de trabajo en el tiempo se van a mantener o cuántos años más puede aguantar el Gobierno con las condiciones que existen hoy, conocer cuánto es la vida de las instituciones si se mantiene todo como están hoy.
Me parece que, si se hace un diálogo honesto, abierto, claro y conciliador, con propuestas serias, se puede lograr ese acuerdo en el tema de empleo público.

Ver comentarios