“No satanizo inversión extranjera, pero empresas deben aportar más”
“No pensamos, ni por asomo, desincentivar la inversión extranjera directa, creemos eso sí, que tenemos que enfocarla diferente”, asevera Edgardo Araya, precandidato del Frente Amplio. Gerson Vargas/La República
Enviar

De llegar a la Presidencia de la República en 2018, Edgardo Araya, representante del Frente Amplio, no detendría el impulso de las exportaciones, ni tampoco la atracción de inversión extranjera.

Sin embargo, sí promovería un cambio para que haya un mejor reparto de la riqueza.
En ese sentido, propone que las empresas en zonas francas tributen y que se cobre adecuadamente el impuesto de la renta, entre otras cosas. A continuación un extracto de la entrevista.
-En una presidencia del Frente Amplio, ¿de qué forma generaría empleo?
Por mucho tiempo hemos creído que el comercio exterior es el motor para generar empleos y ha sido así para un sector de la población.
Sin embargo, el otro motor que es el del mercado interno no está trabajando y eso debemos arreglarlo.
Hay que recuperar el Consejo Nacional de la Producción, para que sea un garante de los precios al pequeño y mediano productor para el mercado interno, ya que hoy día se encuentran desamparados.


Por otra parte, proponemos la creación de subsidios para la pequeña y mediana empresa, sobre todo de personas jóvenes, como podría ser la exoneración de ciertos impuestos, o incluso el pago parcial de la seguridad social.

-¿Cree usted en seguir promoviendo la inversión extranjera directa como se ha venido haciendo?
Nosotros no le ponemos ningún pero a la inversión extranjera directa, no la satanizo, lo que hemos dicho es que este país no le está sacando el provecho a insertarse y conectarse con el mundo, en términos de igualdad.
No pensamos, ni por asomo, en desincentivar la inversión extranjera directa, creemos eso sí, que tenemos que enfocarla diferente, y exigir cláusulas de desempeño y obligar a encadenarse con la economía interna, para que no se lleven todas las ganancias fuera del país.

-En cuanto al tema de impuestos para las empresas, ¿es necesario hacer algún cambio?
Proponemos un aumento en los tramos más altos de la renta, queremos gravar el gran capital, ya que no está pagando los impuestos que debería pagar.
Ahora bien, sería muy interesante pellizcarles un 0,01% de utilidades a las empresas que hoy están en zonas francas, para alimentar un fondo que sirva para subsidiar a las pequeñas y medianas empresas.

-¿Y el IVA?
El Impuesto de Valor Agregado (IVA) es el tributo más regresivo que existe y por eso nosotros lo vemos con sumo cuidado.
Para aprobarlo, la única condición que ponemos es que se mantenga en el 13% y que se devuelva el dinero a los dos o tres segmentos más pobres de la población.

-En materia de infraestructura, ¿qué propone para mitigar la problemática de las presas?
La gente espera un cambio en la forma de hacer política en este país y para ser consecuentes, no podemos andar inventando cuentos.
El tema de las presas no lo va a resolver solo el próximo presidente, se requiere de un trabajo integral, que incluya a diputados y sectores.
Lo que sí es claro, es que tenemos que entrarle en serio al tema del transporte público. No es posible que este Congreso haya aprobado un proyecto de ley para fortalecer el Incofer, y no le dimos nada de plata.

-¿Está la concesión de obra pública entre sus planes?
No. La concesión nos ha dejado pésimos antecedentes, por lo que en su lugar, prefiero el uso de fideicomisos para promover la obra pública.
Por otra parte, pienso también en que el MOPT debería retomar el papel constructor.

-El país está invirtiendo casi un 8% del PIB en educación, ¿cómo garantizar que la inversión sea cualitativa y no cuantitativa?
Ese es un gran reto, ya que tenemos problemas enormes en infraestructura y en la capacidad de las juntas administradoras para invertir el dinero y eso debemos mejorarlo quizá con una simplificación de trámites.
En cuanto a la calidad de la educación, no es un tema de recursos, sino un tema de decisión país. Por ejemplo, ningún funcionario público debería molestarse por ser evaluado.

-¿Legalizaría la marihuana?
No tendríamos problemas en que se pueda sembrar para autoconsumo, pero no una venta abierta.
En cuanto al uso medicinal, hemos propuesto en el Congreso una iniciativa para que sea el Estado el que tenga el monopolio del procesamiento y fabricación de los medicamentos hechos a base de marihuana.

-¿Sociedades de convivencia o matrimonio igualitario?
Apostamos por las sociedades de convivencia en el Frente Amplio, pero yo, personalmente, no tengo ningún inconveniente con el matrimonio igualitario.

Nuevo liderazgo

Edgardo Araya es uno de los precandidatos del Frente Amplio.

Nombre Edgardo Araya Sibaja
Partido Frente Amplio
Edad 43
Educación Abogado con especialidad en temas ambientales de la UCR
Experiencia
-Diputado y jefe de fracción
-Regidor en la municipalidad de San Carlos
-Presidente comité político del Frente Amplio en San Carlos
-Asesor legal de comunidades afectadas por cogeneradoras
-Integrante del foro en contra del monocultivo
Fuente Asamblea Legislativa

Ver comentarios