“Juicio del año” en Corea del Sur
Lee es la figura de negocios de mayor perfil acusada en una investigación por corrupción que involucra a la presidenta de Corea del Sur. Bloomberg/La República
Enviar

El juicio de Jay Y. Lee, vicepresidente de Samsung, comienza hoy, en tanto los fiscales intentan demostrar que el multimillonario conspiró para canalizar millones de dólares a un confidente de la presidenta Park Geun-hye que le ayudarían a asegurar el control de la mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo.

Lee es la figura de negocios de mayor perfil acusada en una investigación por corrupción, la misma que también provocó la destitución de Park y estimuló la indignación general por los vínculos de ’corrupción crónica’ entre el gobierno y los conglomerados dirigidos por acaudaladas familias. El fiscal especial Park Young-soo ha llamado a este proceso legal como el "juicio del siglo" dado su perfil global y las cantidades de dinero involucradas.

Se espera que las audiencias en el Tribunal Central del Distrito de Seúl duren hasta tres meses, durante los cuales Lee intentará defenderse de cargos de soborno y malversación de fondos. El mayor punto de discusión será si las donaciones de Samsung a las entidades lideradas por el amigo de Park, Choi Soon-sil, tenían por objetivo ganar el respaldo del gobierno para una controvertida fusión en 2015 que le facilitó a Lee el control del Grupo Samsung. El ejecutivo de 48 años de edad ha negado la mala conducta.

"Demostrar que hubo un intercambio de dinero por favores será todo un reto", dijo Hong Jung-seok, un abogado que trabajó para la fiscalía especial hasta fines del mes pasado. "El juicio llamará la atención de todo el mundo, no solo por la fama del acusado en el extranjero, sino también por el tamaño del presunto soborno".

Al intentar demostrar su caso, los fiscales investigarán la compleja red de vínculos a través de los cuales los chaebol que controlan la economía de Corea del Sur supuestamente intercambian dinero por favores políticos.

Lee se estaría enfrentando a una condena que va de cinco años a cadena perpetua. 

Ver comentarios