¡Arquitecto de la corona!
Carlos Watson festejó el título con sus jugadores, después de derrotar 2-0 al Herediano en el juego final de la cuadrangular.
Enviar

El hombre es el arquitecto de su propio destino.
Carlos Watson, maestro de maestros, empezó a coleccionar títulos en la madurez de su carrera profesional como director técnico.
Convocado de emergencia para que se hiciera cargo de un Monstruo enfermo y en crisis, apaleado en la Liga de Campeones de Concacaf, empezó, gracias a su sabiduría, a moldear un grupo de jugadores en su mayoría comunes y silvestres en muy buenas figuras, algunas campeonas en la temporada trasanterior y otras galardonadas con el último título del Invierno.
El alto nivel de juego que exhibieron en esta campaña futbolistas como Danny Carvajal, Hanzell Arauz, Joseph Mora, Ulises Segura, David Guzmán, Marvin Angulo y Daniel Colindres, entre otros, se construye bajo la batuta de un técnico como Carlos Watson, teórico pero ahora también práctico.
El estratega del Monstruo mandó al carajo la frase de quienes lo sentenciaban al olvido: “sabe mucho, pero no sabe transmitirlo”. “Es un estudioso del fútbol que no puede pasarles a sus jugadores los conocimientos”.
¡Farsa total!
De aquel David Guzmán silbado por los fanáticos del Saprissa por sus torpezas, no queda nada. Aquel Ulises Segura que hace pocos meses jugaba cedido en préstamo con el Uruguay de Coronado, es ahora otro futbolista. Marvin Angulo es hoy un jugador mucho más completo y Daniel Colindres fue convertido por el entrenador morado en una vertical saeta.
La paciencia que le tuvo don Carlos a Danny Carvajal fue franciscana; la insistencia de ubicar a Hanzell Arauz en el carril derecho defensivo finalmente dio frutos. Tuvo tacto a la hora de firmar a la pareja de Colindres porque puso los ojos en Fabrizio Ronchetti, Anllel Porras y Rolando Blackburn y la tripleta de arietes fue un complemento perfecto del indiscutible Daniel.
La defensa fue liderada por un central incuestionable, el canalero Adolfo Machado, el mejor morado del título anterior, con un Roy Miller al que se le apagaba la luz en la Selección Nacional pero se le encendía en la retaguardia del hoy campeón nacional, al lado de un polifuncional Francisco Calvo, personalidad conflictiva pero con gol.
El arquitecto de la corona 33 construyó un medio campo espectacular, la mejor línea del monarca con Angulo, Segura, Guzmán y un futbolista argentino atípico como Mariano Torres, más concentrado en jugar que en pelear. En esta zona de máquinas, la única “víctima” de don Carlos fue Juan Bustos Golobio, quien no dudamos volverá a la estelaridad en el siguiente Verano, cuando sustituya a David que se marcha a la MLS.
Honor al nuevo y justo campeón nacional; honor al arquitecto de la corona y a sus ingenieros asistentes: Vladimir Quesada, Víctor Cordero y José Francisco Porras.


Palmarés de Watson


1985 Debutó como técnico en Alajuelense
1993 Campeón de Concacaf con Saprissa
2015 Campeón nacional con Saprissa
2016 Campeón nacional con Saprissa
Tags: Saprissa, Carlos Watson, campeón
 

Ver comentarios