¡Ajedrez en retaguardia!
Kendall Waston, defensor de la Tricolor. Archivo/La República
Enviar


La historia se inició en Brasil 14 y por ahora terminó en San Pedro Sula 17.

Costa Rica debuta en el Mundial frente a Uruguay y Jorge Luis Pinto ordena una línea de tres defensores en el fondo formada por Óscar Duarte, Pipo González y Michael Umaña.

Triunfa la Tricolor 3-1, primer campanazo del torneo universal y frente a Italia, la Selección Nacional repite con estos tres hombres en su retaguardia central. Vencemos a los “azurri” 1-0 y el planeta fútbol se estremece. ¿Quién trabajó esta retaguardia tan sincronizada que deja en blanco a los tetracampeones del mundo?

Sigue Inglaterra y Pinto ordena el primer cambio: Roy Miller juega por Umaña y el juego termina 0-0. Un gol en contra de Costa Rica en tres partidos de la primera fase ante tres excampeones mundiales.

Octavos de final frente a Grecia y regresa Michael en lugar de Miller; la Tricolor avanza y se instala en cuartos de final.

Viene Holanda y es cuando irrumpe como titular en la zona central defensiva Johnny Acosta, que juega por Duarte al lado de Pipo y Umaña.
A partir de ese momento, uno de los futbolistas más cuestionados por la afición y la prensa como Acosta, se convierte en pieza estelar de la retaguardia criolla y jugador de absoluta confianza del actual técnico Óscar Ramírez.

Con Paulo César Wanchope como técnico de la Selección Nacional en las Copas Uncaf, se empieza a asomar en la defensa nacional Francisco Calvo. “Chope” gusta de la línea de cuatro y así Costa Rica en ocasiones forma con Myrie, Duarte, Acosta y Meneses, cuando no están todos los europeos.

En la Copa de Oro de 2015, frente a Jamaica, la Sele jugó con Acosta, Pipo y Umaña, pero ante México pasó a línea de cuatro con Gamboa, Pipo, Calvo y Junior Díaz.

Nótese cómo la presencia de Johnny Acosta se consolida; le ayuda su fútbol, la confianza del técnico y lesiones y bajonazos de juego de Duarte y Pipo en Europa.

Para Uncaf 2017 la tripleta central la forman Calvo, Acosta y Umaña.

Todavía no está en lista el gigante Kendall Waston, separado por Jorge Luis Pinto de la lista definitiva a Brasil y sin ser tomado en cuenta por Wanchope en su corto paso como comandante de la Tricolor.

Después de regresar de la Copa Oro Centenario con las manos vacías, la Selección Nacional arranca la eliminatoria hacia Rusia 18 con la Hexagonal y en las dos primeras fechas la Tricolor repite con sus tres defensores centrales: Waston, Acosta y Umaña.

El tercer partido frente a México manda a la banca a Waston y a Umaña, pero no a Acosta, que juega por la derecha con Pipo y Francisco Calvo.

Johnny acumula su quinta tarjeta amartilla y no puede jugar en Honduras; entonces regresa a la titularidad Waston, repite Pipo González y Michael Umaña va por Calvo.

Este ha sido el ajedrez de la selección Nacional en su zona central defensiva; las piezas se han movido y acomodado de acuerdo con las indicaciones de Pinto, Wanchope y Ramírez y ahora siguen los dos juegos de junio, ambos en el Estadio Nacional frente a Panamá y Trinidad y Tobago.

Todo pinta, aunque ya no esté Pinto, que el Machillo mantendrá a dos hombres fijos en esas posiciones: Waston, que salvó la derrota en Honduras y el Pipo que retornó a su buen nivel. Del resto de la nómina: ¿cuál es el único de los defensores centrales de perfil zurdo?: Francisco Calvo.

Óscar Duarte sigue lesionado, Johnny Acosta cuestionado a lo externo del grupo y Michael Umaña, con mucho protagonismo en este recorrido, pero incluso sin haber sido convocado siempre, le abre al zurdo Calvo el sendero para ser el titular en los juegos cinco y seis de la hexagonal.

 

 

Ver comentarios