Logo La República

Domingo, 3 de marzo de 2024



COLUMNISTAS


¿Y vos cuánto valés? Parte 2

Laura Centeno centeno.laura@gmail.com | Viernes 12 mayo, 2023


• ¿Has estado en una relación de pareja en donde entregas el 101 % y no te devuelven ni el 20 %?

• ¿En dónde sos vos quien le buscas y le escribes y esa persona ni se digna a responder?

• ¿Has tenido jefes que te han maltratado, humillado o gritado y no te atreviste a tomar acción para darte tu lugar con respeto?

• ¿Has pedido un aumento salarial justo, acorde al mercado, a tus responsabilidades y a tus logros y aún así, pareciera que no les importa porque no te responden o te dicen que no se puede y nunca se puede?

• ¿En tu casa hacés grandes sacrificios y nadie te lo agradece, incluso hasta te exigen más porque ya se acostumbraron a dar por sentado tu esfuerzo?

Si has respondido SÍ a varias de estas preguntas, ya es hora de salir de esa situación de desventaja, cualquiera que sea, arrollarse las mangas, ejecutar un plan de acción y cambiar todo eso que sabemos que simplemente es INJUSTO. Para algunos esto es fácil, sin embargo, para personas como yo nos cuesta mucho más y requerimos una alta dosis de valentía para enfrentar nuestro temor a perder lo poquito que tenemos.

Los expertos en negociación recomiendan algunos pasos para una negociación exitosa que vale la pena repasar para prepararnos adecuadamente:

1. Conocer nuestras alternativas: ¿qué sucedería si lo que estoy necesitando no se logra concretar? Es necesario tener un plan B, C y a veces hasta Z. Si no existe, hay que trabajar en crear alternativas sanas para nuestra vida.

2. Establecer nuestra posición: Descubrir qué es lo que hay detrás de los intereses de ambas partes es necesario para comprender mejor a la contraparte y buscar opciones que sean positivas para ambas partes. Generalmente hay que ceder en algo, sin embargo, la dignidad y la paz no entran en esta ecuación.

3. Revisar nuestros argumentos y escuchar la posición de la otra parte: No podemos defender nuestra posición si no llevamos elementos racionales y justos que ayuden a alcanzar nuestros objetivos y tampoco lo haremos si no prestamos atención consciente a lo que la otra parte tiene que aportar. A veces una conversación honesta nos hace abrir los ojos ante otras perspectivas y puntos de vista y podríamos tener la capacidad de aceptar lo que no podemos cambiar.

4. Identificar nuestros intereses y descubrir los del otro: Debemos tener mucha claridad qué es lo que ambas partes necesitamos para estar en armonía, encontrar puntos de acuerdo y medir si lo que la otra parte nos ofrece es aceptable o no.

5. Revisar nuestra forma de comunicación: Nunca vamos a ganar si tratamos de imponernos o dejamos que se impongan ante nosotros. No solo debemos prestar atención a lo que decimos, sino también al cómo. Enojándonos, llorando o callándonos en una comunicación transparente y respetuosa no va a llevarnos a donde deseamos.

6. Cuidar la relación: Pensemos en alternativas sostenibles en el tiempo para ambas partes. En caso de que no sea posible, salgamos por la puerta grande, sin enojos, rencores ni revanchas. Hasta terminar una relación es un arte que requiere diplomacia. De eso nunca nos vamos a arrepentir.

Negociar no es sencillo si tenemos una posición de desventaja. Lo primero es trabajar en nuestra autoestima, en otorgar el valor que se merece nuestro tiempo, amor, trabajo, esfuerzo y habilidades. Hagamos una lista de todo lo que aportamos y lo que nos dan a cambio. Si el otro (a) no tiene la capacidad de ver todo esto, el día que decidamos y nos atrevamos a salir de esa relación ruinosa, los ganadores seremos nosotros, porque nos hemos dado la oportunidad de descubrir lo que valemos, lo que merecemos y esa otra parte se lo perdió.

Un fuerte abrazo, Laura M. Centeno

NOTAS ANTERIORES








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.