Wiggins se queda sin Tour
Bradley Wiggins no estará en el Tour de Francia, donde fue campeón hace un año, debido a que no logró reponerse de la lesión en su rodilla tras una caída en el Giro.Luk Benies-AFP/La República
Enviar

Wiggins se queda sin Tour

La vuelta gala no contará con el campeón defensor al no poder participar por una lesión

“Quiero ganar el doblete Giro-Tour”, decía a finales de abril el británico Bradley Wiggins. Sin embargo, este año ninguno de los dos títulos terminarán en sus manos.
En el Giro tuvo que abandonar tras una caída que le causó un problema en la rodilla y además por una infección pulmonar. Con un mal sabor de boca se despidió de suelo italiano, una semana antes del final de la competición y ya sin posibilidades al título ante un Vicenzo Nibali que mostraba su poderío y terminaría ganando.
Todo apuntaba que Wiggins apostaría ahora al Tour, donde estaría defendiendo la camisa amarilla que ganó hace un año. Pero el destino tampoco se lo permitirá. Este viernes su equipo Sky informó que no estará al no poder recuperarse de las molestias en una rodilla.
“Debido a la enfermedad, la lesión y el tratamiento que ha llevado, Brad ha sobrepasado el punto en el que podía llegar en buenas condiciones al Tour. Es una gran pérdida pero, dadas las circunstancias, no vamos a considerar su inclusión en el equipo”, afirmó Dave Brailsford, gerente del equipo Sky, en un comunicado.
El inglés, primero de su país en subir a lo alto del podio en los Campos Elíseos, lo tomó con gran decepción.
“No puedo entrenar como debería hacerlo, así que no voy a estar listo. Una vez que aceptas esto, es casi un alivio no tener que preocuparme por la lesión y por la carrera contra el reloj”, señaló Wiggins, que se colgó el oro olímpico en la carrera contra el cronómetro de Londres 2012.
Igualmente, para el vuelta gala Sky había anunciado tiempo atrás a Chris Froome como su líder, quien ocupara el segundo puesto hace un año en el Tour y que además no tiene muy buena relación con “Wiggo”.
Así que una victoria de Froome, de 28 años, complicaría la vuelta de Wiggins como líder del equipo Sky, una posición que no tenía asegurada ni siquiera en plena forma dado que no ha vuelto a conocer la victoria desde agosto de 2012.
Sin duda el tener 34 años también juega en contra de Bradley, ya que si la próxima temporada intentara revalidar su corona en el Tour, Wiggins se enfrentaría no solo a la carretera sino también a la estadística. Son contados los corredores en la historia que han llegado primeros a la capital francesa con 34 años o más.
Esa fue la edad con la que el estadounidense Lance Armstrong se hizo con su sétimo Tour, un título que se le ha retirado por dopaje, la misma que tenía el australiano Cadel Evans cuando se coronó en París en 2011.
Antes que ellos, tan solo habían ganado con esa edad el holandés Joop Zoetemelk, que se impuso en 1980 con 34 años; el italiano Gino Bartali, que ganó con la misma edad en 1948, y el belga Firmin Lambot, que conquistó la décima sexta edición del Tour con 36 años, en 1922.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]

Ver comentarios