Wawrinka fratricida
El suizo Stanislas Wawrinka logra una devolución durante la final en Montecarlo. Jean Christophe/AFP-La República
Enviar

Wawrinka fratricida

Le pegó a su “hermano” Federer y lo liquidó en Montecarlo

El suizo Stanislas Wawrinka logró en Montecarlo su primer Masters 1000 al vencer, por segunda vez en su carrera, a su compatriota Roger Federer, por 4-6, 7-6 (5) y 6-2, al que se le resiste el éxito en el Principado a pesar de que estuvo al borde del triunfo en cuatro ocasiones.
Wawrinka remontó y frustró las expectativas del otrora dominador del circuito, que decayó en cuanto el campeón ganó la segunda manga y llevó el desenlace al tercero.
Stanislas Wawrinka vive una temporada de ensueño. Ya no es solo el tenista talentoso y prometedor desplazado de los focos por la magnitud de Federer.
El jugador de Lausana, de 29 años, sumó en Montecarlo el sétimo título de su carrera, que añade a los logrados este curso en Madrás y, sobre todo, al Abierto de Australia, el único Grand Slam que presenta su palmarés y su mayor éxito.
La figura de Wawrinka, que no ganaba a Federer desde que en 2009 se impuso en este mismo escenario, el único donde le venció, se disparó definitivamente en 2014.
Subrayó esta situación en la final de Montecarlo, una competición maldita para su amigo y compañero de equipo de Copa Davis, que amplió su leyenda negra en este torneo en la presente edición.
El tenista de Basilea, de 32 años, volvió a quedarse a orillas del triunfo igual que en las ediciones de 2006, 2007 y 2008, ensombrecido entonces por el dominio sobre tierra del español Rafael Nadal.
Federer acusó el golpe de perder la “muerte súbita”. Sintió que la ocasión se escapaba otra vez mientras su paisano creció. Se colocó con 4-0 en el tercer set mientras Federer daba síntomas de resignación. Wawrinka cerró el triunfo para ampliar su palmarés y su leyenda.

Montecarlo/EFE

Ver comentarios